viernes, 30 de enero de 2009

Dios a la una


Esta canción, con letra y música de Daniel Altamirano, cantautor argentino, grabada inicialmente con el trío Los de Siempre, me ha acompañado desde que la aprendí, y no he dejado de cantarla, porque expresa algo que mucha gente siente, a veces un poco dormido, pero que puede despertar: el deseo del Encuentro con Dios.
Hace ya algunos años, el P. Jorge Techera, a quien conozco desde su época de asesor de la Pastoral Juvenil nacional y de la Arquidiócesis de Montevideo (Semana Santa de 1975, más concretamente) me pidió que la grabara "para pasarla alguna vez en Radio Oriental", radio de la Arquidiócesis que él dirigía en ese momento.
La grabé y, para mi sorpresa, al tiempo descubrí que, todas las noches, a la una de la mañana, radio Oriental ofrecía a sus oyentes mi versión de "Dios a la una".
Me contó también el P. Jorge que, una vez, alguien envió un mail diciendo algo así como "bueno, la canción es linda, pero ¿por qué no cambian cada tanto?". Después de leer ese mail al aire, llegaron muchos otros, de distintos lugares del mundo, pidiendo que "ni se les ocurra sacar la canción". Y allí quedó.
Me he encontrado con gente que la escucha casi todas las noches, y que no sabía quién era el que la cantaba...
Todo muy lindo, sobre todo si nos ayuda a vivir un encuentro con el Señor, que siempre nos está buscando, aunque uno esté "tan ocupado últimamente".

Esta es la letra:

Dios a la una

Dios, desde la noche de mi ayer;
Dios, en el aroma que no hallé;
Dios, en la sonrisa que encontré;
Dios, allá en el niño que no fue.

Dios, desde la infancia hasta crecer;
Dios, cuando perdí a los que amé;
Dios, cuando lloraba sin saber,
siempre, sin llamarte, te encontré...

No sé en qué calle me dirás "¡Buen día!
Ah... cuánto tiempo que no estamos juntos".
Yo te diré: "Estoy tan ocupado últimamente...
¿y si te arrimas esta noche a casa,
así charlamos y cenamos juntos?"

Dios, esta noche cenaremos juntos;
habrá buen vino y estará en la mesa
lo más querido de mi vida entera
y algún recuerdo que golpeó a mi puerta.
Dios, esta noche cenaremos juntos;
no tardes tanto que la vida apura;
no tiene tiempo y partirá a la una.

Sabes de mí lo que de Ti no supe nunca;
tal vez no pregunté o todos me engañaban;
pero sé que tu Nombre me recuerda hoy
a un milagro que se ha quedado a oscuras
en nuestro corazón.

[Dios, esta noche cenaremos juntos;
no tardes tanto que la vida apura;
no tiene tiempo y partirá a la una.]bis

Dios, no te olvides: la mesa estará puesta
con flores y mantel blanco;
y en la puerta, el barullo de los chicos jugando.
Dios, ¡eh, Dios! espera... no te olvides:
esta noche, a la una.

Letra y música: Daniel Altamirano


Y si quieren escuchar Radio Oriental, de la Arquidiócesis de Montevideo, vayan a esta dirección:
http://www.oriental.com.uy/ y hagan click sobre "radio en vivo".
La canción tiene aún más historia...
  • A fines de los 70, un autor minuano escribió una obra de teatro, que se estrenó en la Casa de la Juventud, inspirada en la letra de la canción.
  • Un sacerdote de la Diócesis de Salto, el P. Francisco "Pancho" Romero escribió otra letra para la música de Altamirano. Hace poco me la alcanzaron, y pronto espero compartirla con Uds.

2 comentarios:

Beatrix dijo...

Recién hoy, puedo OIR y leer toda la canción, que algunas veces había oido en Oriental. Me encantó toda la letra.... porque te recuerda algo, muy importante Dios siempre espera, ¿yo espero siempre el encuentro con Dios? BETEL

Anónimo dijo...

que bonita esta cancion, nunca la habia escuchado completa para entenderla bien