miércoles, 5 de junio de 2013

En camino hacia el referéndum (6) Mons. Jaime Fuentes: Cuestión de Diccionario


Post publicado el 25 de mayo en www.desdelverdun.org

Cuestión de diccionario

Es difícil obedecer. ¡Las veces que en las clases de Idioma Español, en el liceo, me repitieron: “use el diccionario”! Más tarde, en la universidad, el eco de esa advertencia llegaba aún con mayor fuerza: “¡el diccionario es una herramienta de trabajo!”… Pero cuesta hacer caso.

Hace unos días, mientras pensaba cómo explicar mejor –pinche aquí y verá que ya lo expliqué- por qué voy a votar el 23 de junio, recordé el antiguo consejo, consulté el diccionario… y encontré lo que buscaba.

Copio dos definiciones. 
PlebiscitoConsulta que los poderes públicos someten al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta sobre soberanía, ciudadanía, poderes excepcionales, etc.
ReferéndumProcedimiento jurídico por el que se someten al voto popular leyes o actos administrativos cuya ratificación por el pueblo se propone.

De la lectura de ambos textos se desprende:

1) que las materias que pueden ser objeto de un plebiscito son las ahí referidas; los derechos humanos, en cambio, nunca se pueden someter a plebiscito porque son derechos del ciudadano, anteriores al Estado;

2) el referéndum, a su vez, es un procedimiento previsto en la Constitución para que el pueblo refrende, o no, una ley que está en vigor.

Si esto queda claro, pienso que se entiende bien qué es lo que pretende la votación del próximo 23 de junio: afirmar mediante el voto directo si queremos que se refrende la ley que promueve el aborto. Si el 25% de los ciudadanos con derecho a voto se expresa por la afirmativa, entonces se convocará el referéndum por el cual podremos derogar directamente esa ley que, en lugar de dar soluciones a las mujeres, las empuja al crimen del aborto.

El diccionario, una vez más…