viernes, 11 de agosto de 2017

Caminar sobre el agua (Mt 14, 22-33) Domingo XIX del Tiempo Ordinario.






Caminaré sobre las aguas
si tú me miras y me llamas
si alguien me dice que me amas
caminaré sobre las aguas. 
(Zeny Orduña)

Caminar sobre el agua… Difícil imaginarnos eso… se dice que Uruguay, que tiene una hermosa costa, es, sin embargo “un país de espaldas al mar”. Valoramos el agua y sentimos su falta, pero sabemos lo que son las crecidas, las inundaciones… sabemos lo que es estar “con el agua hasta el cuello”… y las mujeres de nuestros pocos pescadores saben lo que es estar “con el Jesús en la boca” hasta que los hombres vuelven del mar.

Algunos también recordarán los versos de Osiris Rodríguez Castillos en el Romance del Malevo, cuando el perro lo saca de las crecidas aguas del río Negro:

¡Hermano!, d’esta te quedo debiendo.
No me halla ni el pan bendito
si no me sacás, Malevo!

En el evangelio de este domingo, Jesús aparece caminando sobre el agua. Caminando sobre el mar encrespado, con viento en contra, hacia sus discípulos que iban en la barca…
“La barca ya estaba muy lejos de la costa, sacudida por las olas, porque tenían viento en contra. A la madrugada, Jesús fue hacia ellos, caminando sobre el mar. Los discípulos, al verlo caminar sobre el mar, se asustaron. «Es un fantasma», dijeron, y llenos de temor se pusieron a gritar.
Pero Jesús les dijo: «Tranquilícense, soy Yo; no teman».”
Entonces Pedro le respondió: «Señor, si eres tú, mándame ir a tu encuentro sobre el agua».
«Ven,» le dijo Jesús. Y Pedro, bajando de la barca, comenzó a caminar sobre el agua en dirección a Él. Pero, al ver la violencia del viento, tuvo miedo, y como empezaba a hundirse, gritó: «Señor, sálvame». En seguida, Jesús le tendió la mano y lo sostuvo, mientras le decía: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?»”

El pedido de Pedro sorprende… Primero, hay una duda: “Señor, si eres tú…”
Para salir de la duda, Pedro pide una prueba.

Comparemos esta prueba que pide Pedro con las “tentaciones” de Jesús. Dos veces le dice Satanás a Jesús “si eres Hijo de Dios…” y después le pide algo que demuestre que lo es realmente: convertir las piedras en pan, (Mt 4,3) o tirarse de lo alto del templo (Mt 4,6).

Pedro dice algo parecido “si eres tú…”, pero le dice “Señor”.
Pedro cree, pero quiere estar seguro.
Porque cree, dice “Señor”; porque quiere estar seguro dice “si eres tú…” y viene el pedido de la prueba.
En otros pasajes de los Evangelios hay momentos así, incluso después de la resurrección. La duda ante Jesús acompaña a los discípulos.
Los Evangelios no ocultan estas dudas, como la de Santo Tomás, que quiere “meter el dedo en la llaga” –de ahí viene la frase-, es decir, tocar la marca de los clavos en las manos de Jesús. Eso quedó para que los creyentes que vendrían después, –o sea, nosotros– no nos angustiemos ante nuestras propias dudas. Los discípulos dudaron muchas veces… pero, finalmente, creyeron y sobre su testimonio está edificada nuestra fe.

Volvamos ahora a la prueba que pide Pedro.
Satanás le había pedido a Jesús, para probar que era el Hijo de Dios que convirtiera las piedras en pan y, después, que se tirara de lo alto del templo.
Son cosas que Jesús hubiera tenido que hacer. El tentador se quedaría mirando.

Pero la prueba que pide Pedro no es algo que Jesús tenga que hacer y que Pedro mire desde la barca. Porque lo que pide Pedro es ir caminando hacia Jesús sobre el agua.
Pedro se involucra en la prueba.
La prueba funcionará si se dan dos condiciones:
La primera, si realmente es Jesús el que está allí, porque Él es el que puede hacer que Pedro logre lo que pide.
La segunda, es que Pedro mismo crea que es Jesús el que está allí y que Él puede hacer que Pedro camine sobre el agua. Es decir, lo que Pedro tiene que poner es la fe y la confianza en Jesús. Tal vez, sin darse cuenta, Pedro se está probando a sí mismo: hasta dónde él es capaz de ponerse totalmente en manos de Jesús.

Jesús le dice “Ven” y Pedro bajó de la barca y se puso a caminar hacia Jesús. Pero finalmente tuvo miedo, empezó a hundirse y gritó “Señor, sálvame”.
Jesús le reprocha el haber dudado: “Hombre de poca fe ¿por qué dudaste?”

¿Por qué Pedro pide esto, ir caminando sobre el agua? ¿Por qué meterse en líos?
Creo que Pedro no se mete en el agua… ya está en el agua.
Los salmos nos recuerdan la experiencia de muchos creyentes que han gritado como Pedro: “Señor, sálvame”:
¡Sálvame, oh Dios, porque las aguas me llegan hasta el cuello! Me hundo en el cieno del abismo, sin poder hacer pie; he llegado hasta el fondo de las aguas, y las olas me anegan. (69:2-3)
La confianza en la intervención de Dios:
Todo el que te ama te suplica en la hora de la angustia. Y aunque las muchas aguas se desborden, no lo alcanzarán. (32:6)
Y también la experiencia de haber sido salvado:
Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte (…) las aguas nos habrían anegado, habría pasado sobre nosotros un torrente, habría pasado sobre nuestra alma la vorágine de las aguas. (124:2-5)

Muchas veces nuestra vida está así. Con la sensación de que el agua nos va a tragar. No dudemos en invocar a Jesús. En Él está nuestra salvación. Que también cada uno pueda decir, con el salmista:
 Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo libra de todas sus angustias.

No hay comentarios: