martes, 15 de agosto de 2017

¡Alzo mi voz a Dios gritando! (Mateo 15, 21-28 - Salmo 76)

Juan de Flandes: Jesús y la mujer cananea





“Alzo mi voz a Dios gritando / alzo mi voz a Dios para que me oiga”
Así dice el salmo 76. Los salmos son, antes que nada oraciones. Detrás de cada uno de ellos está la experiencia de una persona orante, de una persona que ha dirigido a Dios su súplica. A veces, como un desgarrador pedido de perdón… otras, una sentida acción de gracias… pero a veces son el grito de socorro de quien se siente a punto de perder la vida.
“Señor, atiende a esa mujer, porque nos persigue con sus gritos”
Eso dijeron los discípulos a Jesús en una ocasión. El Evangelio de este domingo nos cuenta que Jesús salió de su tierra, entrando en el territorio de los cananeos.
Entonces una mujer cananea, que procedía de esa región, comenzó a gritar: «¡Señor, Hijo de David, ten piedad de mí! Mi hija está terriblemente atormentada por un demonio». Pero Él no le respondió nada.
Es en ese momento que intervienen los discípulos, tal vez más por librarse de ella que por atenderla realmente. Pero Jesús respondió:
«Yo he sido enviado solamente a las ovejas perdidas del pueblo de Israel».
La respuesta de Jesús es extraña… es una respuesta de rechazo, una respuesta excluyente. “He venido sólo para los de mi pueblo, sólo para los de mi raza…” y esa alusión a las “ovejas perdidas” hace pensar que está en un país extranjero solo por eso, por buscar una oveja extraviada.

Pero ahora la mujer se ha acercado:
… fue a postrarse ante él y le dijo: «¡Señor, socórreme!»
Jesús le dijo: «No está bien tomar el pan de los hijos, para tirárselo a los cachorros».
Llamar “perro” a alguien es un insulto muy fuerte, aún hoy. Lo era más aún en tiempos de Jesús. Es como para dar la vuelta mascullando rabia e insultos… Jesús le ha quitado un poco de su agresividad usando el diminutivo: “perritos”… cachorros. Tal vez también su tono de voz o aún una sonrisa mostrara que la negativa dejaba todavía una rendija por donde colarse en esa puerta que parecía cerrarse.

Y la mujer lo vio, y respondió con ingenio, pero sobre todo con fe.
«¡Y sin embargo, Señor, los cachorros comen las migas que caen de la mesa de sus dueños!»
Jesús no pudo menos que decir:
«Mujer, ¡qué grande es tu fe! ¡Que se cumpla tu deseo!» Y en ese momento su hija quedó sana.
Hace algunos años estuve celebrando la fiesta patronal de la capilla de Isla Patrulla, un pueblo del departamento de Treinta y Tres que se hizo famoso por la canción que le dedicó Ruben Lena, maestro en la escuela de la localidad.
Al terminar la Misa, se me acercó una mamá con dos hijas pequeñas, para que yo las bendijera. Les pregunté su nombre. La segunda se llama Abigaíl. A simple vista se notaba que Abigaíl tenía algunos problemas: un ojito desviado, pero, sobre todo, un cuerpo que estaba flojo, como sí tuviera alguna especie de atrofia muscular.
Pregunté a la mamá qué tenía la niña. Me contó que había sido un problema en el parto – no bien atendido –. Abigaíl había pasado cierto tiempo sin respirar, y eso le produjo una lesión cerebral y de ahí sus trastornos.
También me contó que le habían dado a lo sumo un mes de vida y que ahora tenía cinco años. Las palabras de esta mamá, que yo hubiera querido atesorar una a una, pero que le salían del corazón como un torrente imparable, me hablaron de su amor por su hija y de su lucha por sacarla adelante. Todo esto sin quejas, sin amarguras y con la profunda convicción de que esa niñita, con sus capacidades disminuidas, no había hecho disminuir sino acrecentar el valor que su madre le daba y el amor que le tenía. Y de repente, me quedaron estas palabras que ella dijo: “no hay nada más grande que la fe de una madre”.
Esas palabras me quedaron resonando en el corazón. “No hay nada más grande que la fe de una madre”. ¡Y qué grande que es el amor de una madre, dispuesta a trasmitir la vida y a pelear por la vida de sus hijos, contra todas las fuerzas que quieran arrebatárselos!

Esta es la madre que Jesús encontró en el camino. Ella suplicó, “alzo su voz a Dios gritando” y fue escuchada. “Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo libra de todas sus angustias”, dice el Salmo 33.

Nos queda de todos modos la pregunta… Si Jesús ama siempre, si el amor está siempre presente en toda acción y en toda palabra de Jesús ¿por qué la trató así?
La respuesta solo puede ser “por amor”, aunque nos resulte incomprensible.
La mujer es pagana. Recurre a Jesús como a uno de los tantos sanadores que pasaban por aquellos caminos. Jesús pide algo más para actuar. Pide fe. Y la encuentra: “no hay nada más grande que la fe de una madre”

Dejemos a la madre de la tierra de Canaán y a la madre de Isla Patrulla.
Vayamos a nuestra propia relación con Dios.

A veces Dios quiebra nuestra dureza con respuestas duras. Existen cosas como el orgullo, la arrogancia y autosuficiencia que se vuelven una presencia maligna en nuestra vida y en la de quien vive con nosotros. Son actitudes que revelan heridas que todavía no son curadas.
Hoy puede ser un buen día para revisar cómo tratamos a los demás y expulsar las cosas negativas del corazón. Y cuando necesitemos de ayuda, tengamos el valor de pedirla, ya sea a Dios o a los hermanos. Pidámosla con fe.

No hay comentarios: