jueves, 25 de septiembre de 2014

Con María, la Diócesis de Melo "en salida". Programa para el 12 de octubre.



A LOS PARROCOS, ADMINISTRADORES PARROQUIALES, RESPONSABLES DE COMUNIDADES PARROQUIALES, A LOS CONSEJOS PASTORALES PARROQUIALES.

CON MARIA, LA IGLESIA DIOCESANA “EN SALIDA”

Estimados todos:
los saludamos fraternalmente desde la Vicaría Pastoral de la diócesis.

Cómo ya sabrán en este año 2014 no se realizará la Fiesta Diocesana con convocatoria masiva, dada la proximidad de las elecciones nacionales.

Sin embargo hemos visto oportuno organizar un ENCUENTRO DIOCESANO DE LOS CONSEJOS PASTORALES PARROQUIALES con el objetivo de fortalecer la comunión y reflexionar sobre "La alegría del Evangelio" en perspectiva de una Iglesia diocesana “en salida” y celebrar el envío de la imagen misionera de la Virgen del Pilar a las “periferias existenciales” de nuestras comunidades”.

El mismo se realizará el DOMINGO 12 DE OCTUBRE, de 9 a 14 hs en la Catedral de Melo.

Estamos invitando hasta 10 integrantes de los CPP (jóvenes y adultos) o equipos responsables de la animación pastoral de las parroquias e integrantes de los organismos diocesanos, a todos los sacerdotes y diáconos y delegadas de las comunidades de religiosas.

Nos acompañará en la reflexión sobre la Exhortación Apostólica "La alegría del Evangelio” el P. José Luis Mosca sj, quien fuera provincial de los jesuitas y hoy se desempeña como director del Colegio San Javier de Tacuarembó.

PROGRAMA TENTATIVO.

9 hs.Bienvenida y presentación de delegaciones.

9:30 hs.Oración y palabras del obispo.

10:00 hs Presentación del Evangelio de la Alegría, centrado en Iglesia    “en salida” y misión en “periferias existenciales”.

11:00 hs Año misionero 2015.

12:00 hs.Misa de envío de la imagen misionera de la Virgen del Pilar que recorrerá la diócesis dando inicio al año misionero.

13:30 hs Almuerzo compartido. Despedida.

PARA TENER EN CUENTA:
•    Les solicitamos a las comunidades que antes del 5 de octubre nos envíen el número de participantes por parroquia.
•    La vicaria pastoral cubrirá los gastos de transporte hasta un 50%, de los que envíen sus presupuestos antes de 5 de octubre.
•    El almuerzo será lluvia o sea lo que traiga cada comunidad para compartir.

En próximas comunicaciones les llegarán materiales para la motivación y reflexión.

Será una buena oportunidad vivir la comunión y para conocer y poner en práctica este hermoso regalo que nos ha hecho el Papa Francisco en "La alegría del Evangelio".

Nos vemos el 12.

Vicaria Pastoral.

12 de octubre: Fiesta Diocesana de Melo. Invitación del Obispo




Melo, 25 de setiembre de 2014

12 de octubre: Fiesta Diocesana y
Jornada de Oración por la Patria




Queridos diocesanos:



Ya cercano el 12 de octubre, fiesta de Nuestra Señora del Pilar, patrona de nuestra Diócesis, les recuerdo lo organizado por la Vicaría Pastoral para ese día y hago mi cordial invitación a participar a quienes las comunidades designen para hacerlo.



Dada la proximidad de esa fecha con la de las elecciones nacionales, se decidió hacer un encuentro de integrantes de los Consejos Parroquiales de las 16 parroquias, en lugar de la habitual peregrinación.



En todas las comunidades hay consejos parroquiales o al menos personas que trabajan activamente junto a quienes tienen la responsabilidad pastoral de la comunidad. A ellas corresponde también participar, junto a los sacerdotes, diáconos y religiosas, de modo que todas las parroquias estén presentes.



Como se ha anunciado, el P. José Luis Mosca SJ nos presentará la exhortación apostólica del Papa Francisco “La alegría del Evangelio”. Este documento es como el programa pastoral del Papa para toda la Iglesia: algo que estamos llamados a conocer y a profundizar, viendo lo que ya estamos haciendo y aquello en lo que podemos avanzar. Pero no nos quedaremos en la reflexión: en la jornada se lanzará un proyecto misionero diocesano, con la visita de la Virgen del Pilar a nuestras comunidades, en forma semejante a la visita de la Cruz de la Fe, hace dos años.



Ese mismo día, la Conferencia Episcopal del Uruguay nos convoca a orar por la Patria y los futuros gobernantes. Cada comunidad organizará esa oración, recordando las palabras de Jesús: “les aseguro que si dos de ustedes se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18,19).



Ponerse de acuerdo: concordar, sentir con un solo corazón, es lo que buscaron desde el comienzo las primeras comunidades cristianas, como nos cuenta el libro de los Hechos: “La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma” (4,32). La unidad es un anhelo profundo del corazón, que sufre con las divisiones que desgarran a la humanidad. La comunión, la expresión cristiana de ese anhelo de unidad, es motivo de la oración de Jesús: “Padre, que todos sean uno para que el mundo crea” (Juan 17,21). Esa comunión la va realizando el Espíritu Santo en nosotros, en la medida en que la vamos buscando de corazón y la expresamos en gestos y palabras que la construyen. La oración común, vivida en cada una de nuestras comunidades es uno de esos gestos. La participación en la fiesta diocesana también.



Que Nuestra Señora del Pilar nos siga reuniendo bajo su manto y que cada día estemos más abiertos para crecer en comunión. Los bendice de corazón,

+ Heriberto

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Oración a la Virgen de las Mercedes



MARÍA DE LA MERCED,
PORTADORA DE BUENAS NOTICIAS
Madre de la Merced, con gratitud te saludamos
Porque has querido ejercer tu misericordia
A favor de los hombres.
Con tu amor materno cuidas
De los hermanos de tu Hijo,
Que todavía peregrinan
Y se hallan en peligro y ansiedad
Hasta que sean conducidos a la patria bienaventurada.
Protege, Madre de la Merced,
La fe vacilante de tantos hijos tuyos,
Especialmente la de aquellos
Que se hallan en peligro de perderla.
Concede la plena libertad a cuantos carecen de ella
Y luchan por conseguirla.
Ayuda, con amor solícito,
A los que viven situaciones de injusticia:
Prisión o enfermedad,
Hambre o sed, desnudez o destierro.
Danos fuerza para hacer presente
Tu mensaje de amor y libertad
En medio de los hombres.
Amen.

Oración por la Patria ante las próximas elecciones

Ante las próximas elecciones

Los Obispos invitan a orar por la Patria
y los futuros gobernantes


1. Los uruguayos no somos únicamente “habitantes” de esta tierra. Tradiciones y memorias definen nuestros rasgos propios. Y entre debates, sueños e iniciativas, elegimos a quienes nos gobiernan, expresando con este gesto nuestra condición de “ciudadanos”.

2. En la piel y en el alma palpita nuestra condición de “seres políticos”, porque convivimos en la “polis”, en ciudades, villas, pueblos, en la campaña, cobijados bajo un mismo cielo. Además nos comunicamos y buscamos acuerdos. Las instituciones de cada barrio o zona prestan servicios a los vecinos y todos contribuyen al bien de todos, no sólo con una “cuota de impuestos”. Cuidarnos mutuamente y cuidar el medio ambiente es una prioritaria virtud ciudadana, que se imparte y aprende desde los primeros pasos, en el primer ámbito de convivencia, la familia.

3. La mayor expresión de nuestra vida democrática la constituyen las elecciones nacionales, cuando corresponde elegir a quienes tendrán el honor y la ardua responsabilidad de gobernar el país, elaborar sus leyes y buscar consensos.

4. Como cristianos, queremos contribuir para que el gesto de “votar” exprese nuestro compromiso a favor de una sociedad que ofrezca a cada uno oportunidades de vivir con una cuota de esperanza y con la certeza que en este país se pueden desarrollar los talentos que Dios regala a cada uno. Quien no logra canalizar, al menos mínimamente, su chispa de talento o imaginación, mostrará su frustración con el pataleo, el resentimiento o el gesto violento. Con las mismas piedras se pueden levantar muros o construir puentes. En cada uno está el “dar una mano” para apoyar el “país de las cercanías”.

5. Soñamos y luchamos para que este país sea un lugar donde la vida humana y de cada familia valgan más que una hectárea de campo, una cuenta en el banco, un título universitario o una particular habilidad. Y para que las aspiraciones juveniles no se colmen únicamente con un celular, la moto o un título para hacer plata.

6. Los invitamos a levantar la mirada y el corazón hacia Dios, el Padre común, cuyas huellas se perciben en el cielo, en la tierra y en la conciencia de cada uno. El es quien hace llover y salir el sol sobre “los míos y los adversarios” y que mira con especial ternura al pobre y al pequeño, al que no tiene domicilio fijo donde cobijarse en las noches ni una mano cercana para levantarlo cuando está caído. El gesto de votar expresará nuestro compromiso.

7. Los invitamos a elevar la mente y el corazón a Dios Padre, con la confianza y audacia de los hijos. No ocultamos nuestra pequeñez ante la inmensidad del universo y la magnitud global e internacional de los conflictos. Pero nos atrevemos a suplicar luces y corazón grande para que en los oscuros escenarios se enciendan rumbos de justicia, libertad, verdad y solidaridad.

8. Los invitamos a participar en la Jornada de Oración por la Patria y los futuros gobernantes que se realizará el Domingo 12 de octubre. Cada Diócesis y cada comunidad buscarán la forma de realizarla. A quienes estén imposibilitados de participar, los invitamos a unirse rezando al menos un “Padrenuestro” allí donde se encuentren.

9. Que María, mujer dócil para plasmar los designios divinos de paz, invocada en esta tierra oriental como Virgen de los Treinta y Tres, continúe intercediendo por nuestro pueblo.

10. Los saludamos y pedimos para ustedes y sus familias, en especial para los ancianos, enfermos y privados de libertad, la alegría y la bendición del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Los obispos de la Iglesia Católica de este país.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Comunidades Eclesiales de Base: alegres y comprometidas con la vida y la fraternidad


"Alegres y comprometidas con la vida y la fraternidad": con ese lema se realizó el pasado fin de semana, en la ciudad de Rivera, el encuentro de Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) de la Diócesis de Tacuarembó.
En el mismo partiiciparon también delegaciones de las Diócesis de Montevideo, Salto y Melo.
El día sábado se realizó un taller para animadores orientado por el P. José Marins, asesor continental de las CEBs. También él motivó el trabajo de los grupos durante la jornada del domingo.
El encuentro culminó con la Eucaristía en la Parroquia Inmaculada Concepción, presidida por Mons. Bonino.
Como fruto del encuentro quedó establecido un principio de articulación para las diócesis presentes, que se reunirán próximamente para ver cómo seguir impulsando esta forma de ser Iglesia inspirada en el Concilio Vaticano II.

Transcribimos a continuación un reportaje al P. José Marins publicado recientemente:

ENTREVISTA AL PADRE JOSE MARINS. ASESOR CONTINENTAL DE LAS CEB


"Las CEB se inspiran en el Concilio Vaticano II"

José Marins es un sacerdote brasileño considerado un experto en Comunidades Eclesiales de Base (CEB) y desde hace cuarenta años visita distintos países del mundo para animar, acompañar y respaldar esta actividad eclesial que surgió en la década del cincuenta en Brasil, y que desde allí se fue extendiendo a los países de América Latina y luego a los otros continentes. 


Marins nació en 1932 y estudió teología en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma. Entre 1973 y 1979 fue consultor del Pontificio Secretariado para la Unidad de los Cristianos. Lo que sigue es una síntesis de la charla que mantuvimos con este sacerdote.

¿Cómo surgieron las primeras CEB?
En Brasil nacieron en 1958 en la diócesis de Pará, donde el obispo –después cardenal Agnelo Rossi–, convocó a un equipo de catequistas para encontrarse una vez por semana con feligreses que no contaban con sacerdote e inició la primera etapa de las CEB. La experiencia se trasladó luego a Natal, donde el obispo convocó a través de la radio popular a la feligresía e inició el Movimiento Popular de Base, que utilizó el método de Paulo Freire para evangelizar a su feligresía, creando unas 300 CEB. Otras experiencias muy importantes se hicieron en San Pablo de Pontengy, una parroquia del nordeste brasileño y en el estado de Ceará donde se formaron CEBs en torno a la ciudad de Fortaleza.
Cuando en 1968 se celebró la Conferencia general del episcopado en Medellín, Colombia, los obispos brasileños presentaron esta experiencia, y se redactó el documento dedicado a las CEB. La iniciativa se retomó en Puebla, México, en 1979 y en el 2007 en Aparecida, donde tuvo un rol destacado.

¿Cuáles son las características principales de las CEB?
En alguna medida se manejan como parroquias, a nivel diocesano.

¿Son como pequeñas parroquias?
Pero con un modelo diferente. La parroquia tiene raíces medievales mientras que las CEB se inspiran en el Concilio Vaticano II. Mi parroquia por ejemplo tenía 50.000 católicos, pero yo solo podía llegar a 2.000. Es decir que 48.000 solo venían para bautizarse, tomar la primera comunión, casarse y pedir el responso a su muerte. Entonces se acordó crear una instancia menor, pero como Iglesia, no como movimiento. Y esa comunidad está ligada a la parroquia. Pero no son grupos de asistencia parroquial. Es una instancia que busca acercar a la gente que perdió contacto con la estructura eclesial. Entonces llega a la gente que habitualmente no va a misa, no participa de la actividad parroquial. Son grupos que se reúnen semanalmente, unas quince, veinte o treinta personas. Pero la CEB es la gente. Son amigos entre ellos, unidos, la lectura de la Biblia es muy fuerte, y especialmente el texto de la misa del domingo. Y también estudian un Evangelio; por lo general empiezan con San Marcos, luego siguen Lucas, Mateo y Juan en ese orden.
Como no hay sacerdotes para acompañar a cada comunidad entonces se da a un grupo de laicos la misión canónica para presidir el encuentro de los bautizados de esa área.
Estas comunidades a su vez tienen gestos con sus vecinos que son muy bien recibidos. Como por ejemplo, llevarles cenizas el miércoles de ceniza o ramos benditos el domingo de ramos. Y no se les piden dinero, ni se los invita a participar de alguna reunión y no buscan hablar sobre temas religiosos. Les dicen: "Queremos estar unidos con ustedes y si alguna vez necesitan de algo, somos una comunidad de su Iglesia Católica. Ustedes reciben la visita de los Testigos de Jehová, de los mormones y nosotros somos de su Iglesia".
Estas comunidades se preocupan también por aquellas personas que atraviesan necesidades: sufrimientos, ancianos que están solos, niños cuyos padres no saben auxiliarlos. Porque no es sólo de tipo económico la ayuda, también tiene que ver con la soledad o la ignorancia.

¿Cuál es la actitud de los párrocos ante la presencia de las CEB?
La mayoría de los curas están preocupados por lo devocional y el bautismo. Los curas salen del seminario con una mentalidad sacramental, devocional y un poquito de doctrina. Y la doctrina siempre es de arriba para abajo. Él sabe, él enseña y la gente aprende. Y el laico es siempre dependiente del cura.

¿Tiene idea de la situación actual en la Argentina?
No tengo información precisa, pero tengo entendido que casi la mitad de las diócesis argentinas cuentan con CEB. Sé que hay en La Rioja, Quilmes y Bahía Blanca, pero también en otras partes.

¿Y en Brasil donde están ubicadas?
En muchas partes. La Conferencia Episcopal cada cuatro o cinco años realiza una investigación para conocer su desempeño. La última vez se detectaron 90.000 CEB, que es el número que existió en las últimas décadas. En los últimos años hay una articulación latinoamericana integrada por los países que cuentan con la mayor cantidad de CEB. En ese orden figuran primero Brasil, luego México y le siguen Honduras y El Salvador. En Guatemala se dio un fuerte crecimiento que se detuvo por la guerra civil. En Nicaragua también está presente. En Argentina y Paraguay están en mejores condiciones porque tiene articulación con el episcopado. Chile se mantiene y en Colombia es poco el movimiento.
En el Caribe están presentes en Haití y en la República Dominicana, mientras que en Cuba se las conoce como Casa misión, y en La Habana hay unas 400. En las Antillas inglesas hay una presencia en Jamaica y Antigua. Como también hay comunidades en Martinica y Guadalupe, en las Antillas francesas.

¿En qué otros continentes existen CEB?
En África inglesa hay seis países y fueron los padres de Maryknoll los que acompañaron su crecimiento. El área francesa está más ligada al Congo. Y en el área portuguesa, están Mozambique, Guinea Bissau y Angola. Y en este país, hay un argentino, el padre Musante que se fue a misionar después de haber cumplidos los 70 años.
En Asia también hay un buen número, porque las Conferencias Episcopales alentaron esta iniciativa, pero surgen con diferentes nombres. Filipinas es el país que tiene el mayor número, pero también existen en Corea del Sur, en Singapur, y en Australia.
En Europa son los alemanes los que demostraron interés en instaurar las CEB. Para ello viajaron a algunos países de América Latina e invitaron a sacerdotes y laicos para que explicaran en Alemania, como se crearon estas comunidades. Y también se dan en España, Italia y Francia.
Están presentes también en los Estados Unidos, pero hay dos variantes: una la de habla inglesa, que curiosamente utiliza una palabra en español. Se llama Buenavista. Los de habla hispana tuvieron un desarrollo muy importante hasta 1985, cuando se realizó el tercer encuentro de las comunidades de habla hispana. Después se incorporaron comunidades de países de otros continentes, pero los hispanos constituyen la mayoría porque son unos 26 millones.


PEDRO SIWAK
TOMADO DE VIDA NUEVA CONO SUR No. 13 

(Publicado en Noticelam)

sábado, 20 de septiembre de 2014

Centenario del Padre Vicente Monteleone

Recibiendo el cariño de la gente en la celebración de sus
Bodas de Oro Sacerdotales, 24.11.1990
El próximo 28 de setiembre se cumpliarán cien años del nacimiento del Padre Vicente Monteleone.
Antes de venir a la Diócesis de Melo, en 2003, y visitar por primera vez La Charqueada, yo había oído hablar del P. Monteleone y de la obra de La Charqueada, dos nombres que aparecían siempre asociados.
No lo conocí personalmente. Lo fui conociendo a través de los recuerdos que me fue compartiendo la comunidad de Charqueada en mis sucesivas visitas a lo largo de estos cinco años como obispo de la Diócesis de Melo (Cerro Largo y Treinta y Tres).
Así me fueron contando de su llegada con toda sencillez y humildad, con una vieja valija de cartón como único equipaje.
Me contaron que antes de que el llegara, "en Charqueada no había nada" y que todo se fue haciendo con el impulso y la conducción que él supo dar.
Al evocarlo en este aniversario, y nada menos que frente a quienes lo conocieron personalmente, me he preguntado qué aspecto resaltar de su personalidad.
Creo que el aspecto más importante, el que dio sentido a su vida y a su obra fue su condición de sacerdote. Él no era un trabajador social (dicho esto con todo respecto por los trabajadores sociales). Era un sacerdote.
Para quien no es creyente, el sacerdote puede ser visto como el funcionario de una institución religiosa. Es cierto, la Iglesia es una institución; el sacerdote cumple funciones... pero la mirada creyente ve más allá.
La mirada creyente descubre la presencia de Dios; de ese Dios que, como nos lo describe el salmo que rezamos hoy, "es bueno con todos y tiene compasión de todas sus criaturas" (S. 144).
El sacerdote es, ante todo, un creyente, un bautizado, llamado, como todo cristiano, a seguir a Jesucristo en el amor a Dios y al prójimo.
Pero es alguien que ha recibido un llamado especial. Ha sido "tomado de entre los hombres para servirlos en lo que se refiere a Dios" (Hebreos 5,1).
Vicente Monteleone escuchó este llamado y respondió en el ámbito de la congregación salesiana. Un carisma especialmente dirigido a los jóvenes y a los pobres, apuntando a través de la educación a su desarrollo integral.
Con esa visión llegó a Charqueada y allí sintió un segundo llamado, que lo hizo pasar al clero diocesano y quedarse aquí hasta el final de su vida, buscando promover el desarrollo integral de esta comunidad y de cada uno de sus miembros.
Con la comunidad llevó adelante muchos emprendimientos. Algunos terminaron, otros continúan.
Hay cosas que corresponden a un momento determinado y luego pierden significación.
Sin embargo, para continuar en fidelidad a la obra del P. Monteleone en Charqueada, hay que volver a aquéllo que constituyó la razón profunda de su ser y de su hacer: su fe, su espiritualidad.
Creo que Charqueada tiene que recordar y volver a esa fuente. El verdadero desarrollo no se agota en el progreso material. Es más: ese crecimiento material se vuelve un empobrecimiento si ahoga la dimensión espiritual, aquella que nos permite trascendernos, salir de nuestro egoísmo -de nuestra "autorreferencialidad", diría el Papa Francisco- para abrirnos a Dios y a nuestro prójimo, especialmente el más desfavorecido y necesitado, el herido del camino.
La vida espiritual que animó la acción del P. Monteleone estaba muy lejos de ser la búsqueda de una "paz" y una "armonía" de evasión, de aislamiento.
Volvamos al significado del sacerdocio: hacer presente a Cristo Pan de Vida, y hacerse con Él Pan para el Pueblo de Dios, para que todos en Él tengan vida.
Creo que es eso lo que el P. Vicente quiso realizar en Charqueada como sacerdote.
Al celebrar este aniversario, al dar gracias por lo que ha significado su vida, pidamos al Señor poder vivir esa misma fe que lo animó en todos sus emprendimientos en favor de este pueblo. Así sea.

+ Heriberto, Obispo de Melo (Cerro Largo y Treinta y Tres)

martes, 16 de septiembre de 2014

Mons. Daniel Gil en el recuerdo del P. Guillermo Buzzo

 

El 7 de setiembre se cumplieron seis años del fallecimiento de Mons. Daniel Gil Zorrilla, obispo emérito de Salto. Este blog tuvo su comienzo en homenaje a él, con el título de "Dar y Comunicar", que era su lema episcopal.
El P. Guillermo Buzzo, del clero de Salto, recuerda en dos trazos la figura de este pastor.
(Publicado en "El Octavo Día", Diócesis de Salto).

miércoles, 10 de septiembre de 2014

10 de setiembre: Día de la Educación Católica

Desde el 10 de setiembre de 2007 se celebra en Uruguay el día de la Educación Católica. Se eligió esa fecha por ser significativa  para la historia del País y de la educación católica”. Ese día, en el año 1815 el Jefe de los Orientales, don José Artigas, en Purificación, firmaba dos documentos: en uno, solicitaba al Cabildo  de Montevideo dos sacerdotes para fundar las “Escuelas de la Patria” y el otro sería conocido como  el  Reglamento de Tierras.
Con el liderazgo de Artigas, católico y en el marco del prolífico año 1815, donde imperó la perspectiva evangélica de que “los más felices sean los más privilegiados”, asoma en el horizonte la fundación de una Escuela de la Patria en pleno campamento de Purificación y bajo la dirección del sacerdote José Benito Lamas”.

Mensaje de Mons. Alberto Sanguinetti, presidente del Departamento de Educación Católica de la Conferencia Episcopal del Uruguay


Fray José Benito Lamas
Celebrar el Día de la Educación Católica es en primer lugar un ejercicio de la memoria histórica. La educación extensiva a las masas, sea con la contribución de los padres – si había quien tuviera recursos –, sea en forma gratuita, es fruto de la caridad cristiana y de la apertura de la fe cristiana a todo conocimiento, a todo lo creado.

No sucedió – como se dice repetidamente – que la Iglesia suplió al Estado o tomó funciones del Estado. Los Estados – como comunidad política – simplemente no habían asumido ni la enseñanza, ni la educación. Fueron los cristianos, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos que se entregaron a hacer el bien, con la enseñanza y la educación. De hecho la primera escuela gratuita europea la abre en 1597 San José de Calasanz en Roma.

Nuestra memoria agradecida recuerda desde los tiempos coloniales, en las ciudades y pueblos, en las Reducciones de Guaraníes y Chanáes, en la patria vieja, como en la nueva república, a los religiosos, los sacerdotes y los laicos católicos que contribuyeron a la educación de nuestro pueblo. Luego, avanzado el siglo XIX, se agregaron las diferentes congregaciones femeninas, y diversas obras con colegios como la Conferencia Vicentina, la Sociedad Católica de Enseñanza Libre y la Asociación de Enseñanza Católica. En nuestros días es ingente el esfuerzo y la entrega al servicio de la educación desde los primeros años hasta la universidad.

Todo eso lo compendiamos en el 10 de septiembre de 1815, – estamos preparando el bicentenario – día en que desde Purificación Artigas pide dos sacerdotes para abrir las Escuelas de la Patria.

Agradecemos no sólo a quienes llevaron adelante las instituciones de enseñanza católica, sino también a muchísimos maestros y profesores católicos que sirvieron en la enseñanza de conducción estatal, incluso cuando frecuentemente fueron cercenados sus derechos.

Esta jornada de conmemoración es también de compromiso. Compromiso ante que nada de oración: para dar gracias a Dios y para pedir el desarrollo de la enseñanza católica. Compromiso para apoyar las instituciones católicas. Compromiso para buscar que éstas sean siempre más fieles a la identidad de su configuración por Cristo y la Iglesia.

Ese compromiso tiene también una dimensión pública, política: esforzarnos por lograr que se respete la libertad de elección de los padres de una educación según sus convicciones y creencias y también la libertad de enseñar según esas creencias, sin discrimin
aciones económicas, ni controles estatales indebidos; que se incluya sin discriminaciones a los jóvenes de los institutos de conducción privada dándoles los mismos beneficios que se les dan a los de la enseñanza de conducción estatal ( como boletos gratis e ingreso a espectáculos culturales). La libertad religiosa incluye también la libertad de enseñanza de la religión en la escuela de administración estatal, para aquellos que la juzguen oportuna para sus hijos.

Este día habrá conmemoraciones en todo el país, e invitamos a que sea oportunidad de alegría y gratitud, de oración de súplica y acción de gracias, de compromiso personal y comunitario con la formación de las nuevas generaciones, de acuerdo con la razón y el esplendor de la luz de Jesucristo, Verbo Eterno, a quien sea la gloria y la alabanza por los siglos de los siglos.

+ Alberto Sanguinetti Montero
Obispo de Canelones
Presidente del Departamento de Educación Católica de la CEU

lunes, 8 de septiembre de 2014

Natividad de María. Fiesta patronal Capilla Villa Betania





Homilía de Mons. Heriberto

María, con su cariño de madre, nos ha reunido hoy para celebrar esta fiesta de su nacimiento, esta fiesta que conocemos como la Natividad de la Virgen María, acompañando a nuestras misioneras Rosa y Rosy y a la comunidad de este barrio El Fogón.

Queremos en esta fiesta contemplar a María como madre de la Esperanza. Esa Esperanza no es una idea, ni un sentimiento, ni una ilusión. Esa Esperanza es una persona: Jesucristo, el hijo de Dios, el hijo de María. Él es nuestra Esperanza. Esperanza de vida plena, esperanza de vida en paz, esperanza de vida verdaderamente humana, esperanza de participar en la vida eterna, en la vida misma de Dios.

La vida de María estuvo marcada por vivencias contrastantes.
-    La alegría a que la llamó el arcángel Gabriel y la espada que, como le anunció el anciano Simeón, atravesaría su corazón.
-    La aceptación humilde de la servidora del Señor que deja que en ella el Espíritu Santo haga su obra y la iniciativa de la que sale sin demora a servir a su prima.
-    La mujer que pregunta, que quiere saber cómo y por qué, pero que no duda, y sigue firme al pie de la cruz.

María, como modelo de cristiana, modelo de discípula, atraviesa ese laberinto de contradicciones viviendo en fidelidad a la Palabra de Dios. Y esa Palabra es su propio hijo: la Palabra hecha carne.

Por eso, ella nos lo muestra, nos lo señala y nos dice “hagan lo que Él les diga”. Es decir, “escuchen su Palabra y pónganla en práctica”.

Por eso, aunque muchas veces también nuestros corazones son atravesados por la espada, cuando nos encontramos con la incomprensión, el rechazo, la violencia, podemos vivir en la alegría. Vivimos en la alegría de seguir llevando al Señor en nuestra vida, de seguir caminando con Él, de seguir confiando en Él, de poner en Él toda nuestra esperanza.


sábado, 6 de septiembre de 2014

34a. Jornada Nacional de la Juventud: Atrévete a vivir la alegría de la fe


Las Diócesis están ya preparando todo para vivir la 36ª Jornada Nacional de la Juventud, este año de concentración diocesana, en su mayoría como ya tradicionalmente estamos acostumbrados: el 1er. fin de semana de setiembre.

En la Diócesis de Melo, los jóvenes se encontrarán en Pueblo General Enrique Martínez, más conocido como La Charqueada, a orillas del río Cebo departamento de Treinta y Tres, a orillas del Rio Cebollatí. Hoy inician su acampada que culminará mañana, 7 de Setiembre.
 
Compartimos la información de fecha y lugar donde las otras diócesis celebrarán su JNJ:
  • Montevideo: domingo 7 de setiembre 10-17hs – Colegio y Liceo Misericordista - San Martín 3820 entre García de Zúñiga y Rafael Hortiguera. 
  • Mercedes: Carmelo - sábado 6 de setiembre y se juntaran con la jornada de adolescentes el domingo 7.
  • San José: 6 y 7 de setiembre – parroquias de San José de Mayo: barrio Industrial, barrio Colón y Catedral.
  • Salto: se realizará a nivel parroquial y en las ciudades con más de una parroquia podrá ser a nivel ciudad (teniendo en cuenta las distancias en la diócesis y los esfuerzos que una concentración diocesana implica, la misma quedara para el campamento de enero). En la ciudad de Salto las parroquias celebraran el domingo 7 de setiembre en la capilla Nta. Sra. de Fatima.
  • Florida: 7 de setiembre en Parroquia Santa Teresita, Chamizo-Florida
  • Canelones: Domingo 7 de setiembre – gimnasio Juan XXIII (atrás de la parroquia San Juan Bautista)de la ciudad de Santa Lucía. Comienza 8:30 y termina con la eucaristía 17hs.
  • Tacuarembó: 6 y 7 de setiembre en Tranqueras.
  • Maldonado: ciudad de Rocha 6 y 7 de setiembre. Parroquia de Fátima y Nuestra Señora de los Remedios
  • Minas: Santuario de la Virgen del Verdun, Minas -Lavalleja el 6 y 7 de setiembre, compartiendo el domingo con la jornada de adolescentes.
¡ATRÉVANSE A VIVIR LA ALEGRÍA DE LA FE!