sábado, 20 de diciembre de 2014

Los niños nacen (una reflexión para estos tiempos de Adviento y Navidad)


He “atendido” a muchos chicos y chicas entre sus 18 y 25 años, como profesor y confidente. Los he visto sufrir al extremo su búsqueda del amor sincero, sus expectativas frustradas, sus problemas vocacionales, sus peleas con sus padres, sus angustias, sus obsesiones, sus fobias, sus corazones abiertos, heridos y anhelantes, y su escepticismo, su desencanto, su rabia, su llanto.

Diez o veinte años después, los veo, a muchos de ellos, felices, radiantes, colocando las fotos de sus hijos en Facebook. Es como si todo hubiera sido curado, redimido, por esos dos ojitos indescriptiblemente bellos. Y no es que nacieran de una primera relación perfecta. Muchos de ellos nacieron cuando no eran deseados, de la pareja odiada o repentina, de la situación difícil, del imbécil con el que no sé cómo me casé, de la loca esa, etc. Otros nacen de una mejor relación, pero después de muchos años de frustración y búsqueda en todo sentido.

Pero nacen.

La vida se abre paso. Allí, en el medio de todos nosotros, los neuróticos woodyallinescos que lo trajimos al mundo, está él, el divino perverso polimorfo, poli-morfando todo y mirando divertido a estos locos adultos que constituyen su insólito mundo. Allí, en medio del abuelo con pañales, de la tía soltera e histeroide que dice “suerte que no me casé”, del padre que no entiende nada, de la madre que abraza desesperadamente a su niño, su único hombre confiable; en medio de tíos con cara de poker y sobrinos mirando todo el día a su celular, en medio de todo ellos, en medio de todos nosotros, con nuestro presente pintoresco y nuestro pasado angustioso, está el. El niño. El nació. Y con su vida, con sus llantos, sonrisas y miradas, con el pipí que sale para cualquier lado y su olorosa y adorable caquita, con sus gu-gu, ga-ga, gue-gue, que anuncian el habla que está aprendiendo, con su fiebre que sube y que baja, con su quedarse dormido en nuestros brazos, derritiendo nuestras entrañas, con todo eso, parece decirnos que… Basta. Que la vida sigue, que no hay tiempo para angustias. El bebé parece redimir nuestro aferramiento a la neurosis. El pone las cosas en su lugar y le da a todo su justa importancia. Ya no hay tiempo para nuestros pequeños odios, rencores y pases de factura; algunos parientes que parecían ser una molestia de repente dejarán de serlo y otros se borrarán de golpe, y sabremos apreciar la diferencia entre ayudar y molestar, entre hablar y decir sandeces, entre tomar decisiones o vivir paralizados en duelos no resueltos. No, ya no hay tiempo: ellos mandan y si somos neuróticos normales sabremos obedecer.

Pero cuidado, no es automático, y no es mágico. Si nos distraemos, puede ser un parche que dure un buen tiempo, pero cuando el último pájaro vuele del nido, volveremos a lo de siempre. ¿No era un tiempo para recomenzar? Cuando ese bebé tenga 40 y sea igual de tonto que nosotros, ¿no habremos pasado nuestra amargura de una generación a otra? Ese nacimiento, ¿no era un momento para crecer nosotros también? Y de ese crecimiento, ¿no saldrá acaso un diálogo cotidiano, diario, permanente, al principio como canción de cuna y luego como la mirada verdaderamente adulta que el hijo necesita? Y de ese crecimiento, de ese haberse dejado transformar por la vida, ¿no saldrán años con más sabiduría? También he visto amigos de mi edad que han convertido su paternidad en una ofrenda y aunque estén más gordos, su mirada ha aligerado el peso de sus neurosis juveniles. Y sus hijos, aunque humanos, tienen la mirada hacia adelante.

Los niños nacen. Como la luz del sol en una mañana de verano, ellos limpian y cauterizan las heridas de nuestro corazón: sus ojos limpian los nuestros. Pero no mágicamente. Cuando nazca tu niño, hazte niño y crece con él. Es una segunda vida, una segunda oportunidad, una bendición, una verdadera redención.

Gabriel Zanotti
Filósofo y docente argentino.
Reflexión tomada de su blog Filosofía para mí.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Recordando a María del Carmen: Vacunación en Merinos (Paysandú - Río Negro)

Camino cerca de Merinos (Foto: Andrés Álvaro Rodríguez)
En el día de hoy se cumple un año del fallecimiento de mi madre, María del Carmen Fernández de Bodeant. Como lo hiciera el 20 de octubre, día de su cumpleaños, comparto con Uds. uno de sus relatos. Este pertenece a los años en que los centros de salud de Fray Bentos y Young, en actuación coordinada, completaron al 100 % la vacunación del departamento.
Si bien la localidad de Merinos se encuentra en su mayor parte en el departamento de Paysandú, la vacunación de los niños correspondía a Río Negro, de modo que hasta allá marcharon las vacunadoras. Esto es lo que cuenta María del Carmen.

“El Señor es mi Pastor, nada me puede faltar”
Salmo 22

Cuando comenzamos a vacunar la zona rural, solicitamos la lista de escuelas de Río Negro y entre ellas estaba Merinos, cuya población está compartida con Paysandú y a más de 100 Km de Young.
Llegar a Merinos sólo fue posible gracias a la colaboración de la IMRN. En los primeros tiempos aún no contábamos con el Volkswagen que luego nos fue asignado, ni tampoco con nuestro chofer Omar.
En la primera visita nos acercamos a la policlínica de Salud Pública que depende de Paysandú y su encargada, Sra. Argentina Torres, nos brindó el lugar para trabajar, su colaboración para citar a vacunación a los niños que aún no iban a la escuela y el calor de su simpatía.
Al comenzar a fichar los numerosos niños, nos sorprendieron sus nombres tomados de la Biblia, desde Dina (*) hasta Azarael, "corredor de Dios" (**) y los grupos familiares de hasta tres menores de 5 años, además de un lactante. Pero cuando solicitamos los carnés de vacuna, el 90% no tenía. Simplemente no estaban vacunados. El resto sólo tenía la BCG recibida al nacer.
Una madre nos explicó la causa. La mayoría de los niños nacían en domicilio en Merinos asistidos por la abuela paterna. “Pero” –señaló dos familias– “en estos casos, la suegra está enferma y ya no parterea más, por eso tuvieron que ir al Hospital de Guichón y fueron vacunados al nacer.”
“Pero si ustedes pueden ir a Guichón, ¿por qué no llevan sus hijos a vacunar?”
“El Señor nos protege”, fue la respuesta.
“De acuerdo, pero nosotras hemos tenido que vencer muchas dificultades para llegar hasta aquí, y debemos suponer que fue la voluntad de Dios que lo lográramos, de modo que en adelante esperamos que concurran a las citas”.
Nunca tuvimos problemas para vacunar en Merinos. Respetamos su Fe, educamos sin menoscabar su forma de vida y las madres nos demostraron su confianza. También visitamos al Pastor del grupo religioso y vacunamos sus hijos, después que él nos declarara:
"Mis hijos no necesitan ser vacunados, porque el Señor los protege; pero nosotros cumplimos las leyes" (***).
Habíamos llevado, como una exageración, 20 dosis de vacuna triple viral (sarampión, rubéola, paperas) que se administra al año de vida y no alcanzó para todos los menores de tres años.
Lo que nos maravilló fue que no tuvieron ningún caso de sarampión, porque en esa época aún se veían epidemias.
Por razón de distancia, no podíamos ir todos los meses, así que se acordó con Paysandú de alternar las visitas y algunas mamás fueron a Guichón.
Y entonces comenzaron los problemas con la sección Computación. En Merinos la división entre ambos departamentos se hace por la vía férrea. Del lado rionegrense están la escuela, el juzgado y pocas viviendas, el resto pertenece a Paysandú.
Paysandú y Guichón empleaban su código (K) para registrar a todo habitante de Merinos, y nosotras a todo inscripto en nuestro juzgado con la (L) de Río Negro.
Frente al número de boletas rechazadas por la computadora, y aprovechando que mensualmente concurría al MSP, solicité de CHLA autorización y comenzamos a trabajar con su personal, mediante el fichero de Merinos y el cuaderno de Juzgado, eliminando dudas y clarificando la respectiva dependencia departamental, lo que redundó en trabajo armónico.
En 1988 la CHLA impuso el uso de fichero, visitas a juzgado y el uso de la “ficha viajera” para comunicar datos de niños trasladados, fallecidos, o que hubiesen sido vacunados fuera de su lugar habitual.
El 30 de noviembre de 1989, fueron citados todos los vacunadores de seis departamentos, incluyendo Río Negro, para recibir un “Testimonio de Reconocimiento” otorgado por MSP, OMS y OPS (Oficina Panamericana de la Salud) por haber logrado el 100% de vacunación de los niños nacidos en 1987 y 1988, base para cumplir el lema de “Salud para todos en el año 2000”.
Cuando Young pasó a recibir sus testimonios, fue aclamado, haciendo que el Dr. Raúl Ugarte preguntase el motivo.
“Por ser tan colaboradores, Sr. Ministro” fue la respuesta.
Hoy, como ayer y tal vez mañana, Young, seguirá obteniendo reconocimientos, porque todo el equipo de la salud trabaja para el bien de la población, y porque lo hace como “amigo”, “fraterno”, “solidario” y sobre todo con calidez humana ¡Adelante Young!

 NOTAS:
(*) Hija de Jacob y Lía, Génesis 30,21

(**) Jefe de la tribu de Dan, hijo de Yerojam. Primer libro de las Crónicas, 27,22

(***) Pocos años antes de esto, creo que en enero del 82, siendo yo seminarista, visité Merinos en una misión y conocí al pastor. Su congregación era "Asamblea Apostólica de la Fe en Cristo Jesús", y tenía una hija llamada Damaris. "¿En qué lugar de la Biblia está ese nombre?" nos preguntó a los seminaristas... no supimos. "Aparece una sola vez, en Hechos 17,34". Efectivamente, esa es la mujer que, junto con un hombre llamado Dionisio, está entre los pocos que se convierten después de escuchar la predicación de San Pablo en Aréopago de Atenas.

jueves, 4 de diciembre de 2014

Mensaje a los jóvenes que egresan de 4º año (Bachillerato), generación 2014

Tener, Hacer, Ser

Queridos jóvenes:

En estos días, Uds. están cerrando una etapa de su vida.
Culminan su tiempo de estudio en esta casa.
Algunos de Uds. han recorrido aquí todo su camino educativo, desde la educación inicial. Otros se fueron agregando en primaria y finalmente en secundaria.
Pero, más allá de eso, están terminando juntos y eso los convierte, para nuestro Liceo, en la generación 2014.

Para la totalidad o la mayor parte de Uds. los estudios continuarán en otros ámbitos. Pero lo que vivieron aquí, en esta etapa de su vida, quedará como un sello, una marca que compartirán, como compañeros y como ex alumnos de esta institución.

Los próximos años los harán entrar en un proceso de hacerse plenamente dueños de sus vidas, responsables de su propio sustento y aún capaces de sostener la familia que formen.

En esta tarde yo quisiera dejarles tres preguntas, para que Uds. se las lleven. Tres preguntas, pero también alguna pista para responder, aunque la respuesta definitiva la dará cada uno de Uds. con aquello que vaya eligiendo a lo largo de la vida.

La primera pregunta no es la que me gusta más, pero creo que es bueno hacérsela: ¿Qué quiero tener? Es una pregunta que tiene que ver con las cosas, con el lugar de las cosas en mi vida, con el lugar de las cosas en mi relación con los demás. ¿Han tenido hasta hoy todo lo que han querido tener? Estoy hablando de cosas: ropa, calzado, aparatos… ¿Cómo lo han conseguido? ¿Ha alcanzado con pedirlo y, sin más, recibirlo? ¿Les ha tocado ya saber esperar, saber elegir, saber dar algo a cambio, o incluso han llegado a ganar algo de lo que tienen? Por otro lado, ustedes ya han vivido lo suficiente para saber que muchas cosas que parecían tan lindas, tan interesantes, cuando llegamos a tenerlas no nos dieron lo que parecían prometer. No nos hicieron más felices. La generación de ustedes sabe bien que las pequeñas maravillas tecnológicas muy pronto se hacen obsoletas. Hay tantas cosas que quisiera tener… pero ¿realmente las necesito? Puede que sí, puede que tenga que hacer un esfuerzo para tenerlas. Puede ser también que empiece a descubrir que hay cosas grandes que no se obtienen sin mucho esfuerzo. ¿Cómo voy a llegar a tener un día mi propia casa? Sí, hay que hacerse la pregunta “¿Qué quiero tener?”.

La segunda pregunta tiene, en parte, que ver con la primera. Porque para tener algunas cosas, tengo que hacer algo. La pregunta es, precisamente: ¿Qué quiero hacer? Pero es una pregunta más grande. ¿Qué quiero hacer en la vida? ¿A qué me voy a dedicar? ¿En qué voy a trabajar? ¿Cómo me voy a ganar la vida? Resolver eso es importante. No seré realmente adulto hasta que pueda decir que soy capaz de sustentarme, que no dependo de mi familia, que puedo, incluso, pensar en formar una familia. Pero hay todavía más. Puedo pensar qué hacer para resolver eso, o puedo pensar en hacer algo que valga la pena, que deje una huella en la sociedad. Dejar algo construido, dejar el recuerdo de una manera de trabajar, llegar a un nivel de excelencia en lo que haga. Sentirme realizado a través de lo que hago.

Y esto lleva a la tercera pregunta, que es la más profunda. ¿Qué quiero ser? A veces se confunde lo que quiero ser con lo que quiero hacer, pero no es lo mismo. Lo que soy es lo que le da su valor más alto a mi persona.

Entonces ¿qué quiero ser? Cada ser humano que viene a este mundo está llamado a ser persona. Cada uno de nosotros es alguien único, con talentos, capacidades, posibilidades a desarrollar. Nos vamos haciendo personas en la medida en que vamos abriendo, desenvolviendo todo aquello que traemos en nuestra relación con los demás.

Cada uno de nosotros tiene delante la tentación de encerrarse dentro de sí mismo, de mirar solamente para sí. La tentación de ver a los demás como cosas, que puedo utilizar para lo que me conviene.

Crezco como persona cuando me abro a los demás, cuando descubro el valor que tiene cada uno, cuando voy aprendiendo a expresarme y a darme en la colaboración, la solidaridad, la amistad, el amor. Ser parte viva, activa, de una familia, de una comunidad, de una sociedad.

Crezco como persona cuando en esa relación con los demás me voy descubriendo también a mí mismo. Me voy conociendo. Conozco mis límites y mis posibilidades. Descubro donde estoy realmente, para mirar más lejos, para ir más allá. En la antigüedad los romanos, que construyeron un gran imperio, creían que el mundo terminaba en el lugar que el mar Mediterráneo sale al océano. En ese lugar del mapa, los romanos escribían “non plus ultra”: no más allá. De ahí para adelante ya no se puede ir. Y así fue, hasta que alguien dijo “plus ultra”. Sí, se puede ir más allá. Y por eso América es lo que es hoy. Cada uno tiene que descubrir su “plus ultra”, ese más allá hacia dónde ir, ese horizonte que se pone en la vida para seguir caminando, siempre un poco más cerca, lo alcance del todo o no.

Crezco como persona cuando descubro y me relaciono con el que está más allá de todo: con Dios. Para quienes somos cristianos, hay alguien que nos ha traído cerca a ese Dios que puede parecer tan lejano: Jesucristo, el hijo de Dios. En la Navidad que ya está cerca, celebramos eso: el Dios-con-nosotros. La fe que pudimos tener cuando niños tiene que crecer con nosotros. Tenemos un alma, tenemos una vida espiritual que también tiene que crecer, tiene que ser alimentada.

Queridos jóvenes, no tengan miedo de hacer preguntas, pero, sobre todo, no tengan miedo de hacerse preguntas, de buscar ustedes mismos sus respuestas. Que todo eso los ayude a tomar buenas decisiones para su vida, para que lleguen a ser personas que dejen en esta ciudad, en este país o aún en el mundo, una huella que haga que los recuerden siempre con respeto, admiración y cariño, como personas de las que de verdad se pueda decir que fueron personas de bien.

Muchas gracias.

+ Heriberto, Obispo de Melo

martes, 2 de diciembre de 2014

Declaración conjunta del Papa Francisco y el Patriarca Bartolomé


"Nosotros, el Papa Francisco y el Patriarca Ecuménico Bartolomé I, expresamos nuestra profunda gratitud a Dios por el don de este nuevo encuentro que, en presencia de los miembros del Santo Sínodo, del clero y de los fieles del Patriarcado Ecuménico, nos permite celebrar juntos la fiesta de san Andrés, el primer llamado y hermano del Apóstol Pedro.
Nuestro recuerdo de los Apóstoles, que proclamaron la buena nueva del Evangelio al mundo mediante su predicación y el testimonio del martirio, refuerza en nosotros el deseo de seguir caminando juntos, con el fin de superar, en el amor y en la verdad, los obstáculos que nos dividen.
Durante nuestro encuentro en Jerusalén del mayo pasado, en el que recordamos el histórico abrazo de nuestros venerados predecesores, el Papa Pablo VI y el Patriarca Ecuménico Atenágoras, firmamos una declaración conjunta. Hoy, en la feliz ocasión de este nuevo encuentro fraterno, deseamos reafirmar juntos nuestras comunes intenciones y preocupaciones.
Expresamos nuestra resolución sincera y firme, en obediencia a la voluntad de nuestro Señor Jesucristo, de intensificar nuestros esfuerzos para promover la plena unidad de todos los cristianos, y sobre todo entre católicos y ortodoxos.
Además, queremos apoyar el diálogo teológico promovido por la Comisión Mixta Internacional que, instituida hace exactamente treinta y cinco años por el Patriarca Ecuménico Dimitrios y el Papa Juan Pablo II aquí, en el Fanar, está actualmente tratando las cuestiones más difíciles que han marcado la historia de nuestra división, y que requieren un estudio cuidadoso y detallado.
Para ello, aseguramos nuestra ferviente oración como Pastores de la Iglesia, pidiendo a nuestros fieles que se unan a nosotros en la común invocación de que ‘todos sean uno,... para que el mundo crea’.
Expresamos nuestra preocupación común por la situación actual en Irak, Siria y todo el Medio Oriente. Estamos unidos en el deseo de paz y estabilidad, y en la voluntad de promover la resolución de los conflictos mediante el diálogo y la reconciliación.
Si bien reconocemos los esfuerzos realizados para ofrecer ayuda a la región, hacemos al mismo tiempo un llamamiento a todos los que tienen responsabilidad en el destino de los pueblos para que intensifiquen su compromiso con las comunidades que sufren, y puedan, incluidas las cristianas, permanecer en su tierra nativa.
No podemos resignarnos a un Medio Oriente sin cristianos, que han profesado allí el nombre de Jesús durante dos mil años. Muchos de nuestros hermanos y hermanas están siendo perseguidos y se han visto forzados con violencia a dejar sus hogares. Parece que se haya perdido hasta el valor de la vida humana, y que la persona humana ya no tenga importancia y pueda ser sacrificada a otros intereses. Y, por desgracia, todo esto acaece por la indiferencia de muchos.
Como nos recuerda san Pablo: ‘Si un miembro sufre, todos sufren con él; si un miembro es honrado, todos se alegran con él’. Esta es la ley de la vida cristiana, y en este sentido podemos decir que también hay un ecumenismo del sufrimiento. Así como la sangre de los mártires ha sido siempre la semilla de la fuerza y la fecundidad de la Iglesia, así también el compartir los sufrimientos cotidianos puede ser un instrumento eficaz para la unidad.
La terrible situación de los cristianos y de todos los que están sufriendo en el Medio Oriente, no sólo requiere nuestra oración constante, sino también una respuesta adecuada por parte de la comunidad internacional.
Los retos que afronta el mundo en la situación actual, necesitan la solidaridad de todas las personas de buena voluntad, por lo que también reconocemos la importancia de promover un diálogo constructivo con el Islam, basado en el respeto mutuo y la amistad. Inspirados por valores comunes y fortalecidos por auténticos sentimientos fraternos, musulmanes y cristianos están llamados a trabajar juntos por el amor a la justicia, la paz y el respeto de la dignidad y los derechos de todas las personas, especialmente en aquellas regiones en las que un tiempo vivieron durante siglos en convivencia pacífica, y ahora sufren juntos trágicamente por los horrores de la guerra.
Además, como líderes cristianos, exhortamos a todos los líderes religiosos a proseguir y reforzar el diálogo interreligioso y de hacer todo lo posible para construir una cultura de paz y la solidaridad entre las personas y entre los pueblos. También recordamos a todas las personas que experimentan el sufrimiento de la guerra.
En particular, oramos por la paz en Ucrania, un país con una antigua tradición cristiana, y hacemos un llamamiento a todas las partes implicadas a que continúen el camino del diálogo y del respeto al derecho internacional, con el fin de poner fin al conflicto y permitir a todos los ucranianos vivir en armonía.
Tenemos presentes a todos los fieles de nuestras Iglesias en el todo el mundo, a los que saludamos, encomendándoles a Cristo, nuestro Salvador, para que sean testigos incansables del amor de Dios. Elevamos nuestra ferviente oración para que el Señor conceda el don de la paz en el amor y la unidad a toda la familia humana.
‘Que el mismo Señor de la paz os conceda la paz siempre y en todo lugar. El Señor esté con todos vosotros’.
El Fanar, 30 de noviembre de 2014".

sábado, 29 de noviembre de 2014

La importancia del viaje de Francisco a Turquía. Entrevista al Cardenal Koch

El cardenal Koch: el diálogo ecuménico con Turquía, Rusia y los evangélicos

Entrevista al presidente del dicasterio para la unidad de los cristianos. Espera que la visita apostólica a Turquí­a sirva para profundizar en las relaciones y preparar los próximos pasos

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Deborah Castellano Lubov |

El cardenal suizo Kurt Koch ha sugerido que el diálogo ecuménico está alcanzando nuevas cotas bajo el pontificado del papa Francisco.
En una amplia entrevista concedida a ZENIT esta semana en el Vaticano, el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos analiza el viaje del Pontífice jesuita a Turquía, lo que significa para el diálogo ecuménico, y como la relación del Santo Padre con los evangélicos ha creado un "nueva situación" para la Iglesia.
Por otra parte, el prelado habla sobre donde se encuentra actualmente la relación de la Iglesia con el Patriarcado de Moscú, el reciente contacto del Papa con otros cristianos, y el aumento del número de evangélicos que se convierten al catolicismo bajo este pontificado.
Además, el cardenal Koch se refiere a la conmemoración del 50 aniversario de la promulgación del decreto del Concilio Vaticano II sobre el Ecumenismo "Unitatis redintegratio".
                                                         ***
¿Podría hablar sobre la situación actual en Turquía, en términos de diálogo ecuménico? ¿Cómo contribuye el viaje de Francisco a este diálogo?
- Cardenal Koch: Bueno, tenemos una muy buena situación ecuménica entre la Iglesia de Constantinopla y la Iglesia de Roma desde la primera reunión entre el beato papa Pablo VI y el patriarca Atenágoras en 1964.
Contamos con una larga tradición de visitas mutuas para la fiesta de San Andrés el 30 de noviembre, cuando una delegación de Roma va a Constantinopla, y en la fiesta de San Pedro y San Pablo el 29 de junio, cuando una relevante delegación de Constantinopla viene a Roma. Y ahora, este año, el Santo Padre visitará personalmente Constantinopla. También tenemos esta tradición que en el segundo año del pontificado, san Juan Pablo II ha ido a Constantinopla en 1979, y también Benedicto XVI en 2006, y ahora el papa Francisco. Esta es una muy hermosa oportunidad.
¿Cuáles son sus esperanzas y expectativas para este encuentro, en términos de las relaciones con los cristianos ortodoxos?
- Cardenal Koch: En primer lugar, es para profundizar la relación entre Roma y Constantinopla. Está claro que el Patriarca Ecuménico tiene un primado de honor en el mundo ortodoxo, y en este sentido es un honor también para todas las Iglesias ortodoxas alrededor del mundo. Se trata, por ejemplo, de una profundización en el diálogo de amor, amistad, fraternidad entre el Papa y el Patriarca Ecuménico. Espero que esta visita puede ser una buena oportunidad para profundizar en esta relación y preparar nuevas medidas en el futuro.
¿Cómo se encuentra actualmente la relación de la Iglesia con el Patriarcado de Rusia? ¿Qué se está haciendo? ¿Qué hay que hacer?
- Cardenal Koch: Tenemos una situación diversa con la Iglesia Ortodoxa Rusa de Moscú. No hay encuentros entre el Papa y el Patriarca. Siempre es el metropolita Hilarión el que viene desde Moscú a Roma para visitar al Santo Padre. Acabo de estar dos veces en Moscú para visitar al Patriarca, para profundizar en este diálogo. Pero no tenemos un particular diálogo sobre la verdad entre Roma y Moscú, porque nuestra comisión conjunta internacional entre la Iglesia católica y las Iglesias ortodoxas incluye a 14 Iglesias diferentes, y la Iglesia Ortodoxa Rusa forman parte de esta comisión. Aunque tenemos también alguna colaboración entre Moscú y Roma, en el plano cultural y social.
¿Cree usted que se puede hacer algo para fomentar la relación con el Patriarcado de Rusia en este momento?
- Cardenal Koch: Hoy no tenemos una situación fácil debido a Ucrania y a algunas acusaciones del Patriarca ortodoxo ruso en contra de la Iglesia greco-católica en Ucrania. Espero que las Iglesias puedan superar algunas dificultades y encontrar un camino para la reconciliación ante esta situación de Ucrania. Y espero que las diversas Iglesias en Ucrania puedan aportar buenas contribuciones para una mejor reconciliación de la sociedad en Ucrania.
¿Puede hablarnos sobre el contacto del Papa con los cristianos evangélicos y como esto está contribuyendo al diálogo ecuménico?- Cardenal Koch: Sí, aquí tenemos una nueva situación, porque el Santo Padre está muy abierto a las reuniones con el mundo evangélico y pentecostal. Y esta es una muy buena oportunidad, porque hasta hoy la puerta estaba un poco cerrada, debido a que algunos  movimientos  evangélicos y pentecostales tienen muchos prejuicios contra la Iglesia católica y contra el Papa. Cuando pueden encontrarse con el Papa personalmente y tener una buena experiencia, pueden superar algunos prejuicios y preparar un nuevo campo para un mejor diálogo. En este sentido, estoy muy agradecido por todo lo que el Santo Padre hace en las relaciones con el mundo evangélico y pentecostal.
¿Podría indicarnos si hay evangélicos que se convierten al catolicismo en el  pontificado de Francisco?
- Cardenal Koch: No creo que el objetivo de las reuniones sea convertir a los demás. La convicción del papa emérito Benedicto XVI y Francisco piensa de manera similar, es: el proselitismo no es el camino de la Iglesia católica y del ecumenismo. Sin embargo, cuando una persona quiere convertirse a la Iglesia Católica, se trata del derecho humano a la libertad religiosa. Pero el objetivo de las reuniones es profundizar en la relación de fraternidad, de amistad entre el Papa y los evangélicos, y dar testimonio común de Cristo, de la presencia de Dios en el mundo, y profundizar en la dimensión misionera de la Iglesia.
¿Hay algo que le gustaría añadir?
- Cardenal Koch: Sí, tenemos esta hermosa oportunidad antes de la visita pastoral a Constantinopla, la fiesta del 50 aniversario de la promulgación del decreto del Concilio Vaticano II sobre el ecumenismo Unitatis redintegratio (21 de noviembre 1964), y esta semana tenemos la plenadria de nuestro Pontificio Consejo. Y vamos a celebrar este hermoso evento, primero con una celebración de las Vísperas en la basílica de San Pablo Extramuros, y luego con una conmemoración en la Pontificia Universidad Gregoriana, con tres conferencias sobre este decreto ecuménico --Católica, Oriental y Occidental-- para ver cómo podemos leer este texto básico 50 años después y cuáles son las oportunidades en el futuro. La proximidad de este jubileo con la visita del Santo Padre a Constantinopla es una hermosa correlación.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Asamblea de la CEU en Florida: los temas del encuentro de los Obispos




La Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) se reunió en Florida del 5 al 11 de noviembre. Durante esos días los Obispos compartieron un retiro y tiempos de convivencia, trataron varios temas en relación a la vida de la Iglesia en el Uruguay, recibieron al nuevo Nuncio Apostólico y a otros visitantes, participaron en la Peregrinación Nacional a la Virgen de los Treinta y Tres y emitieron un comunicado.

Retiro. Mons. Eduardo Horacio García, en el día de su visita a la CEU todavía obispo auxiliar de Buenos Aires y hoy obispo de San Justo (provincia de Santa Fe) orientó el tiempo que los Obispos dedicaron a la meditación y oración, a partir del pasaje del Apocalipsis conocido como “Cartas a las siete Iglesias” y párrafos tomados de la exhortación del Papa Francisco EvangeliiGaudium.

Pastoral Digital. El mismo Mons. García, acompañado de un técnico, presentó el proyecto “Pastoral Digital”, iniciado en Argentina y ya comenzando a implementarse en Paraguay y República Dominicana. Pastoral Digital es una forma de compartir entre las diócesis y parroquias los registros parroquiales (bautismos, casamientos, etc.), una red social intraeclesial y una red de solidaridad en relación a Cáritas. La CEU decidió comenzar un encaminamiento para entrar en el proyecto.

Visita del Nuncio.Mons. George Panikulam, nuevo Nuncio apostólico en el Uruguay, visitó por primera vez a la CEU reunida en asamblea. Como es de estilo, dirigió a los Obispos un discurso, en el cual compartió algunas reflexiones sobre textos bíblicos acerca de discipulado y misión, un tema de especial interés en América Latina a partir de la V Conferencia del Episcopado latinoamericano en Aparecida, Brasil (2007). Comentó luego con los Obispos algunos aspectos de su propia misión y en un clima de cordialidad propuso otros momentos de encuentro para el próximo año, además de su habitual participación en las asambleas plenarias ordinarias.

Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos. Mons. Rodolfo Wirz, presidente de la CEU, participó representando a Uruguay en la reciente asamblea del Sínodo sobre la familia. Se recordó que esta instancia tuvo carácter preparatorio para la asamblea ordinaria del Sínodo a realizarse el año próximo, para la cual la CEU debe elegir un delegado (en las reuniones extraordinarias debe participar el presidente) y preparar su aporte a partir de la Relación final del sínodo. Mons. Jaime Fuentes, presidente de la Comisión Nacional para la Pastoral Familiar y la Vida, fue elegido como delegado de la CEU para esta esta instancia decisiva. Cada Diócesis trabajará el tema y hará llegar sus aportes a la referida Comisión.

Vicario del Opus Dei. La CEU invitó al Vicario regional de la Prelatura del Opus Dei en Uruguay, Mons. Carlos María González Saracho, con quien se mantuvo un fluido diálogo acerca de la presencia del Opus Dei, las obras educativas vinculadas al mismo y la relación de la prelatura con las Diócesis.

Elecciones nacionales. Los Obispos escucharon una presentación del Dr. Juan Ariel Bogliacini y la Dra. Rosario Queirolo, del Dpto. de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Católica acerca del resultado de las recientes elecciones nacionales en sus diversos aspectos.

Universidad Católica. Con la presencia de los Padres Eduardo Casarotti SJ, Rector y Álvaro Pacheco SJ, Vicerrector del Medio Universitario, los Obispos se informaron acerca de la marcha de la Universidad Católica y evaluaron las posibilidades de un relacionamiento mayor entre la Universidad y la Facultad de Teología.

Año de la Vida Consagrada. El 30 de noviembre, primer domingo de Adviento, comienza para toda la Iglesia Católica en el mundo el “Año de la Vida Consagrada”, convocado por el Papa Francisco, que culminará el 2 de febrero de 2016, jornada mundial de la Vida Consagrada. Para dialogar sobre la programación del año en Uruguay, la CEU recibió a la presidente Hna. Daniela Cannavina HCMR y a la secretaria de la Conferencia de Religiosas y Religiosos del Uruguay (CONFRU). Las religiosas presentaron el lema “Evangelio, profecía y esperanza: la vida consagrada en la Iglesia hoy” y el logo oficial del Año, así como la programación de CONFRU que propone un año con mayor énfasis en el acompañamiento a la vida religiosa en el Uruguay a través de encuentros, retiros espirituales, actividades de formación y celebraciones en las Diócesis.

Formación de los futuros sacerdotes. El Seminario Interdiocesano Cristo Rey es actualmente dirigido por un equipo formado por el rector, Mons. Milton Tróccoli, Obispo auxiliar de Montevideo y los Sacerdotes Freddy Pérez (Diócesis de Minas) y Luis Eduardo González (Diócesis de Maldonado-Punta del Este). El equipo dialogó con la asamblea de la CEU sobre algunos aspectos de la marcha del Seminario. La necesidad de una Pastoral vocacional más activa y propositiva fue una de las conclusiones.

Hogar Sacerdotal. Los Padres Richard Arce y Francisco Gordalina, integrantes de la Comisión directiva del Hogar Sacerdotal plantearon algunas posibles mejoras de la institución para atender la diversidad de situaciones en que llegan los sacerdotes que pasan a una edad de retiro con diferentes problemas de salud. El Hogar Sacerdotal no es sólo una casa que recibe a los sacerdotes ancianos, imposibilitados o enfermos, sino que es también la institución que vela por la salud de quienes están en actividad y, de forma solidaria, constituye un fondo para la atención de quienes ya no pueden continuar prestando un servicio pastoral.

Catequesis. El Departamento de Catequesis de la CEU presentó un proyecto de reformulación del Instituto Superior de Catequesis (ISCA). Ante la necesidad de atender a la formación de los catequistas el ISCA, inicialmente destinado exclusivamente a la formación de formadores, se convertirá en un Instituto que ofrecerá formación a todos los niveles, respondiendo especialmente a las necesidades de las Diócesis del interior.

Comunidades Eclesiales de Base. La propuesta de realización del VII Encuentro Nacional de CEBs, presentada por la Articuladora nacional fue asumida por la CEU, quedando fijada la fecha del 24 y 25 de octubre de 2015, en la Diócesis de Tacuarembó.

Junto a la Virgen de los Treinta y Tres. Los Obispos tuvieron dos celebraciones en la Catedral de Florida, santuario de la Patrona del Uruguay. El sábado 8, día propio de la fiesta de la Virgen, la Eucaristía fue presidida por Mons. Alberto Sanguinetti, Obispo de Canelones. El domingo 9, en el marco de la Peregrinación Nacional que convocó a miles de fieles, fue el Arzobispo de Montevideo, Mons. Daniel Sturla quien presidió, pronunciando una homilía que tocó varios temas de la vida de la Iglesia y del país, que fue recogida por varios medios de prensa.

Comunicado. “No a la discriminación, sí al respeto de todos”. Se trata de una declaración de todos los Obispos, a propósito del documento base y guía didáctica de educación y diversidad sexual. La Iglesia no pretende imponer su visión al conjunto de la sociedad; pero en nombre de la misma laicidad del Estado, pide que no se pretenda imponer una visión ideológica o filosófica que violenta las creencias de muchos uruguayos, recordando que nuestro Estado laico contempla la libertad de cultos.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Declaración de la Conferencia Episcopal del Uruguay: No a la discriminación, sí al respeto.



1. Desde hace algunos años se ha incrementado a escala mundial la justa condena de cualquier clase de discriminación.

2. La viva conciencia del derecho al respeto debido a cada persona y a no ser discriminado por la raza, el sexo o la religión es aún más sensible en el caso de personas de diversa orientación sexual.

3. Este justo empeño se ve desfigurado, sin embargo, por quienes quieren imponer la “ideología de género” y no toleran otras concepciones de la sexualidad, del matrimonio y de la familia, en particular la visión judeo-cristiana de la que somos dichosos herederos.

4. La expresión más reciente de esta actitud se encuentra en dos documentos: la guía “Educación y Diversidad Sexual” y “Transforma 2014”.

5. Sería excesivo comentar todas las afirmaciones y propuestas contenidas en estos materiales. La finalidad declarada de deconstruir estereotipos impone una concepción del cuerpo humano, de la persona, del matrimonio y la familia y de la moral en total oposición a lo que sostienen tanto el cristianismo como otras religiones y filosofías, en conformidad con la ciencia.

6. Este propósito pasa por alto el derecho humano fundamental de los padres a elegir libremente la educación de sus hijos (artículo 41 de nuestra Constitución) y, por eso, está limitada la ingerencia estatal: queda garantida la libertad de enseñanza. La ley reglamentará la intervención del Estado al solo objeto de mantener la higiene, la moralidad, la seguridad y el orden públicos (art. 68).

7. Según esto, al Estado laico no le compete promover ninguna concepción filosófica de la persona y de la sexualidad y, aún menos, una ideología que, justificándose en la no discriminación, pretende “encerrar en el armario” la educación según las ideas cristianas.

8. En estas circunstancias, vemos necesario recordar que todos los cultos religiosos son libres en el Uruguay (art. 5). En consecuencia, en las instituciones de la Iglesia Católica se seguirá enseñando libremente el precioso patrimonio de su doctrina. De ella forma parte esencial el respeto a todas las personas, sin ninguna clase de discriminación.

9. Queremos manifestar, además de los motivos enunciados, que levantamos nuestra voz también en nombre de las familias católicas que envían a sus hijos a las escuelas de gestión estatal. Los padres, a su vez, tienen el derecho y el deber de oponerse a lo que consideran un abuso en la educación de sus hijos. De difundirse los textos referidos, en lugar de ser formados en la no discriminación de las personas, los hijos sufrirán la violencia de una educación sexual ideologizada y desnaturalizada.

10. La Iglesia quiere reafirmar su deseo de trabajar en favor de todos los ciudadanos de nuestra patria, sin distinción alguna, ofreciendo dialogar con respeto sobre las diversas ideas y proponiendo su propio modo de encarar la existencia.

Los Obispos del Uruguay
Florida, 10 de noviembre de 2014.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Homilía de Mons. Daniel Sturla en la Peregrinación Nacional a la Virgen de los Treinta y Tres.


Nada hay más nuestro que nuestra Madre, y aún los que nos hemos criado entre varios hermanos sentimos que la madre es de cada uno… Aún más los que no han tenido la alegría de esta relación tan especial la sienten en el corazón como una realidad llena de nostalgia …. Por eso estar aquí junto a María nos pone en esta sintonía de hijos con la madre. María es nuestra, es mía… venimos de distintas partes representando a todo el Pueblo de Dios que peregrina en nuestra tierra… Todo el Pueblo de Dios, obispos, sacerdotes, laicos, consagrados,,, venimos con nuestras “cuitas” a la Virgen, yo trato siempre de poner una intención pero se me cuelan dos, tres, cuatro, le digo a María te las presento todas, vos sabrás!!!!! Claro que traemos nuestros pedidos pero que bueno que piropeemos a la Virgen con las palabras de la Escritura, con ésas de la primera lectura dirigidas a Judith: Tú eres la gloria de Jerusalén. El orgullo de Israel, el insigne honor de nuestra raza. Y las completamos con el evangelio, con esas hermosas palabras que Isabel dirigió a su prima que la visita: “Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre…”

La Virgen de los Treinta y Tres

Entre tantas advocaciones marianas queridas, hoy celebramos a la Virgen de los Treinta y Tres, a esta Madre la sabemos bien nuestra… Imagencita de madera americana, manos de indios que la tallaron, gauchos y chinas que la veneraron… nombre hermoso: Virgen del Pintado, fundadora de la entonces villa de san Fernando de la Florida, y luego protagonista de la gesta patria… porque aquí dimos un paso de gigante en esa lucha por la libertad que tanto nos costó… Y aquellos próceres no dudaron en poner la patria naciente bajo la protección de María. Fue así que por clamor popular la imagencita del Pintado pasó a ser, en la voz del pueblo. la Virgencita de los Treinta y Tres… Junto a ella, podemos dejar por un rato nuestras peticiones particulares y si hacemos silencio, podemos escuchar un murmullo que nos viene del centro de esta plaza con ecos más que centenarios…
“Es la voz de la patria... Pide gloria...
Yo obedezco esa voz. A su llamado,
Siento en el alma abiertos
Los sepulcros que pueblan mi memoria,
Y, en el sudario envueltos de la historia,
Levantarse sus muertos.” 
Así comienza La Leyenda Patria de Don Juan Zorrilla de San Martín Por primera vez fue recitada aquí en esta plaza de Florida el 19 de mayo de 1879 cuando se inauguró el monumento a la independencia del centro de la plaza. La historia nos dice que este poema había quedado fuera del concurso que se había convocado porque era más largo de lo estipulado, pero se le pidió a Zorrilla que lo recitara. Cuando terminó con aquella estrofa solemne… Protege oh Dios la tumba de los libres, protege a nuestra patria independiente que inclina a Ti tan sólo, sólo ante ti la coronada frente. Todos vibraban y vitoreaban al poeta. En medio de la emoción general, el ganador del concurso literario se quitó la medalla de su pecho y se la colocó a Zorrilla… Magnanimidad

Recordar hoy aquí esta noble actitud con el trasfondo de la Leyenda Patria nos habla de una virtud esencial en los momentos que vivimos en nuestra patria y que queremos pedir ala Santísima Virgen: Se trata de la magnanimidad… ¿Que quiere decir esta palabra? Grandeza de alma… alma grande como la que tienen los hombres de todas las latitudes que no se dejan envolver en lo mezquino, lo pequeño, el enredo de las cosas, la turbiedad del río revuelto… sino que miran a lo lejos, apuntan hacia lo que vale la pena, apuestan por la limpidez del azul del cielo. ¡Las cosas de arriba! 

Celebramos esta fiesta de la Virgen entre dos instancias electorales. Hemos dado al mundo como otras veces un testimonio de ejemplar conducta cívica. Públicamente se discrepa con altura y la clase política uruguaya con sus más y sus menos demuestra espíritu de diálogo. Pero es natural que en estas épocas se dé la polarización. Sin duda es un llamado de atención. En las redes sociales se cuelan muchas veces expresiones duras, intolerantes, hasta crueles… y esto mismo a veces se refleja en palabras de algunos cuando la mirada sobre el otro no es de adversarios sino de enemigos…. Saber ganar, saber perder, mirar más allá del propio color, los colores de la patria… ser magnánimos. 

¡Cuidado! sabemos lo que es el enfrentamiento de hermanos… Los tuvimos con dureza durante os primeros 70 años de vida independiente, y luego en los años 60 y 70 vivimos también enfrentamiento con armas entre orientales… Hoy vivimos en paz, pero la paz se construye día a día, en el respeto al otro, al que piensa distinto, al que es distinto…

Respeto a la dignidad de toda persona

No se trata de esa vaga tolerancia que pretende que todas las ideas valen igual, no… Lo que vale es la persona humana, la dignidad de cada uno… en el terreno de lo que pensamos, discrepemos con libertad… No se trata para nosotros cristianos de palabras “buenitas” o ingenuas, de acuerdo fácil. Creemos con toda el alma en Dios y queremos que nuestra cultura se impregne de evangelio sabiendo que el aroma de Jesús de Nazaret es el mejor perfume que pueden tener nuestra patria, nuestras leyes, nuestros hogares,,,, Pero en la defensa de nuestras convicciones no queremos destruir a nadie, queremos construir entre todos un país de hermanos, con libertad y justicia, con respeto a una verdad que nos trasciende. Una falsa tolerancia hacia la diversidad se ha transformado en intolerancia agresiva hacia convicciones profundas de nuestro ser cristianos…En esta sociedad plural también la Iglesia, forjadora de este Uruguay desde su cuna, tiene una palabra que decir… Ella amamantó a la patria naciente en la leche pura del evangelio, y tiene el derecho y el deber de seguir haciéndolo.

Nuestras convicciones de cristianos 

Con sencillez y sin agravios pero con la firmeza más grande creemos – que la vida es un don del Creador y que nadie es enteramente dueño de su vida, por ello defendemos la vida humana desde la concepción hasta su muerte natural – Creemos que la diferencia sexual es querida por Dios y responde a un designio amoroso del Creador, que se hace patente en nuestra naturaleza. – Creemos que separando lo que Dios ha unido terminamos no en la diversidad armoniosa sino en la uniformidad totalitaria… La sexualidad humana está unida al amor, al compromiso, a la transmisión de la vida, y Dios le ha dado el gozo del placer para hacer mayor nuestra alegría de vivir. Cuando se le van separando uno a uno estos elementos no crecemos en humanidad. Multiplicamos placeres pero no engendramos alegría… Los hijos dejan de ser un don recibido con gozo y pasan a ser una carga para algunos o un derecho a adquirir para otros. – Por eso respetando las situaciones diversas vividas muchas veces con dolor y respetando a cada persona más allá de su orientación, creemos en la familia formada por un matrimonio entre varón y mujer abierto al don de la vida.
- Creemos también en la libertad de enseñanza garantizada por un estado que debe cumplir la constitución que da a los padres el derecho a elegir la educación que desean para sus hijos. -La Iglesia tiene experiencia educativa en nuestra tierra, desde antes que naciera la república. Hoy somos más conscientes que en la educación se juega un elemento clave de nuestro presente y futuro… Sobre todo en los ambientes más pobres donde solo desde la educación se logra que sea cada uno, con la ayuda de otros, artífice de su propia dignidad y no deudor de fáciles favores. La Iglesia ha demostrado a través de diversas instituciones que cuando se quiere se puede. – Creemos que sobre toda propiedad grava una hipoteca social, que no somos dueños absolutos de lo que legítimamente poseemos sino que somos administradores a los que Dios nos pedirá cuenta. – Creemos que “la religión pura y sin mancha delante de Dios es atender al huérfano y a la viuda” es decir poner en el centro a los que más necesitan… como lo tenemos en nuestra tradición nacional, es esa frase cargada de sensibilidad evangélica de Artigas: “que los más infelices sean los más privilegiados”.

La belleza de la vida cristiana

Queridos Hermanos: cuando en el evangelio de hoy se nos narra la visita de María a su prima Isabel vemos plasmado en este misterio de gozo el servicio y la alegría que son el testimonio más patente del evangelio. María va a servir y se encuentra envuelta en el gozo de la presencia del Dios hecho pequeño en su seno y reconocido por la acción del Espíritu Santo: “¿Quién soy yo para que la Madre de mi Señor venga a visitarme?” María responde en el colmo de la humildad y la alegría: “Mi alma canta la grandeza del Señor”. La vida cristiana está aquí en una síntesis maravillosa… La presencia del Señor en nuestro interior nos empuja al servicio. Sirvo y vivo la grandeza de la vocación… sirvo y experimento el gozo de Dios… La vida es servicio y el servicio es la verdadera alegría… Gracias María, Madre y Maestra, enséñanos a servir a nuestra patria.

Virgen de los Treinta y Tres – 9 noviembre 2014