jueves, 20 de julio de 2017

La marihuana, la vida, la familia y los amigos.


Las leyes de un país buscan muchas veces resolver los conflictos y problemas de la sociedad a través de acuerdos trabajosos, donde se busca armonizar en lo posible distintas maneras de pensar, de modo de llegar a algo aceptable para todos o al menos para una mayoría.

El hecho de que algo se convierta en legal no significa que sea bueno. A veces es la forma de resolver un problema social, aún sabiendo que no es una solución perfecta, porque humanamente no la hay o es difícil encontrarla, y por eso no es posible conformar a todos.

¿Son cosas buenas el divorcio, el aborto, la prostitución, el juego de azar, el alcohol, el tabaco y ahora la marihuana? Detrás de cada una de estas palabras podemos encontrar muchas veces realidades muy dolorosas, que han destrozado vida de familias y personas.

Hace cinco años, cuando se estaba discutiendo la regulación del consumo de marihuana en el Uruguay, la Sociedad de Psiquiatría del Uruguay hizo una declaración en la que señalaba los diferentes daños que puede traer el consumo de marihuana en sus distintas formas, sea el consumo intenso en un momento dado (intoxicación aguda), el uso frecuente o la dependencia ya instalada. Vale la pena leerla detenidamente. Es breve y clara. (Sociedad de Psiquiatría del Uruguay y Sociedad de Psiquiatría de Infancia y Adolescencia ante el proyecto de legalizar la venta de la marihuana).

Hace poco, hablando con un médico joven, éste me hizo una confidencia “no puedo entender a una persona adicta… no me cabe en la cabeza, no entiendo porqué hace eso”.

Me sorprendió ese desconcierto, pero cuando me puse a pensar cómo se podía responder, cómo se podía explicar, me encontré yo mismo con que no es fácil. Es realmente muy complejo, hay muchas causas… cada historia es diferente.

Historias diferentes, pero en el fondo hay siempre un vacío que se trata de llenar, una herida siempre abierta, un dolor que se trata de olvidar. Hace poco teníamos los datos de suicidio en Uruguay. Una cifra muy alarmante, más de lo que parece, porque para llegar a esa cifra hay muchos más intentos.

El dolor más profundo es sentir que la vida no tiene sentido y que de alguna u otra forma hay que huir de ella. Ya no vale la pena vivir...

En la Diócesis de Melo tenemos dos centros de recuperación de adictos de Fazenda de la Esperanza. Lo que se busca allí no es simplemente dejar de consumir: es reencontrar un sentido de la vida. Creo que ésa es la buena dirección que entre todos tenemos que buscar: ayudar a que la vida de cada persona tenga sentido, valga la pena.

Hace muchos años, en un encuentro de jóvenes se les preguntó cuáles eran las tres cosas que no querían perder de ninguna manera. La mayoría respondió: “la vida, la familia, los amigos”. ¿Qué responderían hoy los jóvenes? En definitiva: ¿cuál es el horizonte que los adultos les mostramos a los jóvenes? Busquemos entre todos la forma de que la vida, la familia y los amigos sean algo que valga la pena y que ellos (ni nosotros) queramos perder, de ninguna manera.

miércoles, 19 de julio de 2017

Grano de mostaza, puñado de levadura... la fuerza de lo pequeño

Semillas de mostaza





Domingo XVI del Tiempo Ordinario, ciclo A.

«El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que un hombre sembró en su campo. En realidad, esta es la más pequeña de las semillas, pero cuando crece es la más grande de las hortalizas y se convierte en un arbusto, de tal manera que los pájaros del cielo van a cobijarse en sus ramas». (Mateo 13,31-32)
El grano de mostaza es, efectivamente, pequeño. Más pequeño, por supuesto, que un grano de maíz o aún que un grano de trigo chico. Mide entre 1 y 2 milímetros.

Jesús nos trasmite su propia admiración ante el potencial de esa pequeña semilla de la que, sin embargo, nace un arbusto grande. No un árbol, pero si un arbusto lo suficientemente frondoso para que las aves del cielo hagan en él sus nidos.

También dice Jesús:
«El Reino de los Cielos se parece a un poco de levadura que una mujer mezcla con gran cantidad de harina, hasta que fermenta toda la masa.» (Mateo 13,33)
Todo esto para decirnos cómo cosas pequeñas pueden ser el comienzo de transformaciones grandes.
Jesús ve esto mirando el camino de fe de su pueblo… El Pueblo de Dios, el pueblo que Dios eligió y fue formando a lo largo de siglos comenzó con una pareja: Abraham, “el padre de los creyentes” y su esposa Sara. No era una pareja de jóvenes esposos: al contrario. Mayores los dos y sin hijos. Pero creyeron en la promesa de Dios: tendrían una numerosa descendencia. La Carta a los Hebreos lo resume de esta forma:
“Por la fe, también Sara recibió, aun fuera de la edad apropiada, vigor para ser madre, pues tuvo como digno de fe al que se lo prometía. Por lo cual también de uno solo y ya gastado [Abraham] nacieron hijos, numerosos como las estrellas del cielo, incontables como las arenas de las orillas del mar.” (Hebreos 11,11-12)
La fuerza de lo pequeño no viene de la pequeñez en sí, de la insignificancia de las cantidades, sino de lo que hay dentro. La semilla de mostaza produce la planta grande, porque todo lo que se desarrollará ya está allí, en potencia, dentro del grano. El puñado de levadura actuará porque tiene esa capacidad… no tendrá el mismo efecto una pequeña cantidad de otra sustancia, que tal vez arruine lo que se cocina. La fuerza de Abraham y Sara está en su fe. Creyeron en la promesa de Dios. Fueron padres de un gran Pueblo.

Siglos después, el gran Pueblo se desarma… los hombres abandonan a su Dios, rompen la alianza, son invadidos, conquistados, se dispersan… muchos pierden la fe, se mezclan con otros pueblos, adoran otros dioses… pero queda “un pequeño resto”, un resto fiel. Con ellos Dios volverá a empezar desde lo pequeño.

“Un resto volverá, el resto de Jacob, al Dios poderoso” anuncia el profeta Isaías. (Isaías 20,21)
En ese “pequeño resto” que se mantiene fiel en la fe, que confía en las promesas de Dios, que espera la llegada del Mesías, tenemos que ubicar a una jovencita de Nazaret comprometida con un hombre llamado José… María reconoce que Dios “ha puesto sus ojos en la pequeñez de su esclava” (Lucas 1,48).

El Sí de María al proyecto de Dios hace posible que el Hijo de Dios se forme dentro de ella y ella lo dé a luz. Ese Sí ha sido preparado por la esperanza, sostenida a lo largo de siglos, por aquellos que no abandonaron la fe.

Jesús mismo comienza formando un pequeño grupo. Reúne a los Doce de a poco, partiendo de aquellos cuatro pescadores: Pedro y Andrés, Santiago y Juan. Los cuatro llamados a ser “pescadores de hombres”. A ellos se agregan los que completan el número de Doce.

Después, cuando la palabra y las obras de Jesús convocan multitudes: “5.000 hombres, sin contar las mujeres y los niños” (Mt 14,21), Jesús hace formar grupos “de a cien y de a cincuenta” (Mc 6,40). El grupo más pequeño acerca a las personas. Hace que se conozcan o aún que se reconozcan, encontrando conocidos comunes, parentescos… se crea cercanía, se establecen vínculos… la comunidad grande se va haciendo “un edificio bien trabado” donde es posible el trato fraterno.

Los grandes encuentros católicos como las Jornadas Mundiales de la Juventud, la multitud que se hace presente en las audiencias generales del Papa cada miércoles, las misas multitudinarias como la que hace 30 años tuvimos en Tres Cruces con san Juan Pablo II, nos hacen bien, pero no dejan de ser momentos extraordinarios.

Lo pequeño no es sólo comienzo… los grupos, las pequeñas comunidades: (comunidades eclesiales de base, grupos de cursillistas, grupos bíblicos, grupos de oración) son necesarios para sostener la fe, encender la esperanza, animar la caridad.
Son necesarios para que crezca en la Iglesia la vida fraterna, la vida de oración, el servicio, la misión.
Pero la fuerza de esos pequeños grupos para ser grano de mostaza o levadura en la masa no está en ningún otro lugar que no sea el mismo Jesucristo vivo.

En otro lugar del Evangelio, Jesús vuelve a hablar del grano de mostaza, como imagen de una fe que mueve montañas:
“Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible. (Mateo 17,20)
Esa palabra de Jesús inspira esta canción:

miércoles, 12 de julio de 2017

El sembrador "pródigo" (Mateo 13,3-9). XV Domingo del Tiempo Ordinario.






La parábola del hijo pródigo es tal vez la más conocida del Evangelio.
Lo curioso es que mucha gente no sabe exactamente qué quiere decir pródigo.
Hace tiempo, yo mismo pensaba que tenía que ver con esa vuelta del hijo a la casa del padre, con haber tenido el coraje de volver, con arrepentimiento y humildad, después de haberse ido de aquella manera, pidiendo su parte de la herencia, como si su padre se hubiera muerto.
Pero un día, el diccionario me sacó del error. Pródigo es la persona “que desperdicia y consume su hacienda en gastos inútiles, sin medida ni razón.” O sea, el hijo pródigo lo fue en esa primera etapa, en la que gastó todo lo que se había llevado.
El diccionario, también, le da un sentido positivo a la palabra, y de esa forma hablamos de Naturaleza pródiga, es decir “que tiene o produce gran cantidad de algo”.
Pero nuestra parábola de hoy no es el hijo pródigo. Es la parábola del sembrador, y podríamos llamarla del “sembrador pródigo”
Sembrador pródigo, porque ¡hay que ver como este hombre echa la semilla!
Todo el que siembra sabe lo que cuesta… pero a éste parece no importarle:

«El sembrador salió a sembrar. Al esparcir las semillas, algunas cayeron al borde del camino y los pájaros las comieron. Otras cayeron en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra, y brotaron en seguida, porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemaron y, por falta de raíz, se secaron. Otras cayeron entre espinas, y éstas, al crecer, las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto: unas cien, otras sesenta, otras treinta. ¡El que tenga oídos, que oiga!»

Así es. El sembrador va lanzando la semilla por lugares donde ya se puede ver que no va a funcionar, pero siembra igualmente.

En realidad, más que pródigo o derrochón, este sembrador es generoso.
Porque es el mismo Jesús el que siembra.
La semilla es la Palabra de Dios, que encuentra diferentes terrenos.
A veces cae en tierra buena y germina, a veces cae en terrenos malos, y entonces no. Se pierde.

Cuando Jesús comienza su misión, al poco tiempo lo sigue mucha gente. En algunos momentos hasta tiene que retirarse con sus discípulos “porque era tanta la gente que iba y venía que no tenían tiempo ni para comer”. A la gente le gusta lo que dice Jesús, se llenan de admiración; su poder sanador atrae muchísima gente, le llevan sus enfermos…

Pero, poco a poco, algunos se van dando cuenta de que seguir a Jesús tiene exigencias. En el programa pasado hablamos de la cruz… Jesús tiene una propuesta de vida. Seguirlo supone desprendimientos profundos… no renunciar a esto o a aquello, sino un desprendimiento de sí mismo, del propio egoísmo, para abrirse al amor a Dios y al prójimo en verdad, en profundidad.

Llega un momento en que una multitud abandona a Jesús y Él llega a preguntarles a sus discípulos “¿también ustedes quieren marcharse?”. Entonces Pedro responde: “Señor ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna”. La semilla, la Palabra de Dios, encontró tierra buena.
Por eso Jesús sigue sembrando, con el realismo y la confianza de un campesino de Galilea. Todo aquel que sembraba sabía que una parte de lo sembrado se perdería, en aquellos terrenos tan desiguales. Pero no dejaba de sembrar: lo importante era la cosecha que se obtendría.

Prestemos atención al final de la parábola. Allí se nos dan datos del rendimiento de lo que cayó en tierra buena.

Vamos a mirar algunos datos de la siembra y el rendimiento del trigo en el Uruguay, para poder entender mejor el final de la parábola.
Hoy en día se trata de sembrar de forma inteligente: no tanta semilla, sino semilla bien distribuida. Si con menos cantidad, por lo tanto menos kilos de semilla, sacamos una cosecha mayor, el rendimiento es grande.

Pero como acá estamos con un sembrador “pródigo”, vamos a ver cómo le iría en el Uruguay.
En Uruguay, una siembra exagerada, como la de nuestro “sembrador pródigo”, sería sembrar unas 400 semillas por metro cuadrado. Muchísimo. Suponiendo que sean semillas grandes, de unos 40 gramos, eso daría 160 kilos por hectárea.

¿Qué rendimiento se puede esperar?
A comienzos de los años 60, se sacaba menos de 1.000 kilos por hectárea. (Aunque no sé cuánta semilla se sembraba). Hoy en día un rendimiento normal son 3.500 kilos por hectárea.

Si ésa fuera nuestra cosecha de 160 kilos de semilla, eso nos daría un rendimiento de 22 por 1.
22 kilos de grano de trigo por cada kilo de semilla.
Vamos ahora a un rendimiento que se considera excepcional: 4.500 kilos por hectárea.
Si esa fuera nuestra cosecha, siempre con 160 kilos sembrados, estaríamos en el 28 por 1.

¿Y cuál es el rinde del sembrador pródigo? Jesús nos dice que es variado.
Otras semillas “cayeron en tierra buena y dieron fruto:
unas cien, otras sesenta, otras treinta.”

Cien por uno, es un rendimiento impresionante. Si lo sembrado hubiera sido 160 kg, sería una cosecha de 16.000 kg por hectárea.
El sesenta por uno sería 9.600 kg.
Y lo menor que se recogió, el 30 por uno, serían 4.800 kg por hectárea. Estaríamos en un rendimiento excepcional…

Los rindes de que habla Jesús están por afuera de cualquier estadística de producción. Mucho más si pensamos en un agricultor de Galilea de hace 2.000 años.
Lo que Jesús quiere trasmitir es su fe inquebrantable en que el proyecto de Dios no fracasará. No hay que ceder al desaliento. Hay que seguir sembrando. Al final habrá cosecha abundante. Lo importante es la cosecha final. No faltan obstáculos y resistencias, pero la fuerza de Dios dará su fruto. Por eso, seguir sembrando. Generosamente.

sábado, 8 de julio de 2017

Descansar en Jesús (Mateo 11,25-30). XIV Domingo del Tiempo Ordinario






Hay muchas formas de cansancio… el cansancio físico y el cansancio mental son los que más conocemos. Cuando no sobrepasan ciertos límites, se arreglan descansando. El sueño reparador nos deja como nuevos. A veces, en el día, alcanza con un cambio de actividad.

Pero hay cansancios que van más allá. Desde hace años nos hemos acostumbrado a convivir con lo que, en forma negativa, llamamos estrés … en realidad, el estrés es una reacción del organismo, una especie de aceleración intensa que nos ayuda a enfrentar una situación difícil, una amenaza, una exigencia. El problema está cuando lo que es bueno para un plazo corto, se instala, como una aceleración permanente… entonces vivimos en ansiedad, irritabilidad, enojo… y luego, un total agotamiento.

Roberto Almada, un médico psiquiatra, desde hace poco también sacerdote, miembro del movimiento de los Focolares, escribió un libro titulado “El cansancio de los buenos”. En él analiza lo que se llama el burn out, o “síndrome del quemado”, que alcanza, a veces en forma trágica, a personas que están en el campo del servicio al prójimo: personal de la salud, de la educación, del trabajo social; también sacerdotes, religiosas… personas que, en esa situación, pierden la motivación que ha orientado su vida y comienzan a hacer su tarea de una forma rutinaria, tediosa, despersonalizada; se culpabilizan, se frustran… para finalmente abandonar todo o enfermarse al punto de ya no ser capaces de hacer nada, porque nada tiene sentido. Han perdido lo fundamental: lo que da sentido a la vida.

Podríamos decir, entonces, que junto al cansancio físico y al cansancio mental, hay también un cansancio espiritual.

Lo veo muchas veces en las personas que dicen cosas como “no sé para que trabajé, para que me sacrifiqué… no entiendo por qué me va mal, si siempre traté de hacer las cosas bien… no entiendo qué hice mal… no sé lo que está pasando, por qué el mundo está así… se han perdido todos los valores…”

De una manera magistral describe una de las formas de cansancio espiritual el novelista católico francés Georges Bernanos, en su “Diario de un curato de campaña” o "Diario de un cura rural":
Me repito a menudo que el mundo se halla consumido por el tedio (l’ennui). Claro que hay  que reflexionar un poco para darse cuenta de ello, pues no se comprende de buenas a primeras. El aburrimiento es algo semejante al polvo. Vamos y venimos sin verlo, respirándolo, comiéndolo y bebiéndolo. Es tan fino, tan tenue, que ni siquiera cruje al ser masticado. Sin embargo, basta detenerse unos instantes para que recubra el rostro, el  cuerpo, las manos. Hay que moverse sin cesar para sacudir esa lluvia de ceniza y acaso sea ésta la causa de que el mundo se halle tan agitado.
(…)
El tedio lo devora todo ante nuestra vista y nos sentimos incapaces de hacer nada. Acaso algún día nos alcance el contagio y descubramos en nosotros mismos ese cáncer. Es posible vivir mucho tiempo teniéndolo latente en el interior.
Es verdad que muchas veces tenemos que ser sinceros con nosotros mismos y no cerrar los ojos ante nuestros propios errores y pecados, que pueden haber sido causa de situaciones que estamos viviendo. Ubicar toda la culpa en los demás y pretender que no tenemos nada que ver con lo que pasa suele ser negación, autoengaño.

Pero también es verdad que muchas veces nos preguntamos de qué sirve haber sido honestos, haber sido fieles, haber cumplido la palabra, haber dicho la verdad… es decir, haber creído en determinados valores, haber apostado por ellos y ver cómo para mucha gente no significan nada.

En el Evangelio que escuchamos este domingo, Jesús dice una palabra especialmente consoladora:
“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y Yo los haré descansar.”
Jesús se hace cargo de la situación que estamos viviendo, de esa aflicción, de ese agobio espiritual, de esa desilusión y nos promete alivio y descanso.

En el mensaje de la Biblia, el descanso y la promesa del descanso tienen un lugar muy importante. Tan importante, que se dice que el mismo Dios “descansó” al terminar su obra creadora. Eso es interesante, porque no podemos imaginar que Dios se canse… cansarse es humano, cansarse no es divino.

El descanso de Dios es contemplar su obra. Dios ha creado el universo como obra de su amor y disfruta en la contemplación de su creación. En el relato de la creación cada día concluye con esta expresión: “y vio Dios que era bueno”, es decir, que lo que había creado era bueno. Y al sexto día, cuando concluye su obra creando al varón y a la mujer, sube la nota: “y vio Dios que era muy bueno”.

El séptimo día, el sábado, Dios descansó. Y a partir de ahí entregó al hombre ese día para su descanso. No sólo para el descanso físico o mental: también para el descanso espiritual. Para el encuentro con Dios, para el encuentro con los afectos: con la familia, con los amigos…

Con la Resurrección de Jesús, ese descanso del sábado se continúa y culmina en el Domingo, primer día de la semana, Día del Señor.

Pero así como Dios al final de cada día se detiene a contemplar su obra, también nosotros necesitamos, cada día, ese tiempo de reposo, de meditación, de oración, de desconexión de todo lo que nos dispersa, para conectarnos con nosotros mismos, con quienes queremos… y con Dios.

Cuando rezamos por una persona que ha fallecido, pedimos “por su eterno descanso”. Mirando al descanso de Dios, no creo que lo que nos espere sea una especie de “sueño eterno”, donde apenas sobreviva el alma como una sombra, aletargada e inconsciente, como creían los griegos. Jesús nos ha prometido “vida eterna”, “vida en plenitud”.

Cuando en nuestro camino por la vida logramos de verdad “descansar en Jesús”, estamos pregustando, saboreando por un momento, esa eternidad junto a Él.

Sin embargo, mientras caminamos por esta vida, no olvidemos el llamado que Dios hace por medio del profeta Jeremías:
“Así dice el Señor: Párense en los caminos y miren. Pregunten por los senderos antiguos cuál es el buen camino, y vayan por él; y encontrarán descanso para sus almas”. (Jeremías 6,16)
El texto sigue, diciendo que la respuesta de la gente fue “no vamos”.
Hoy, es el mismo Jesús quien nos dice “vengan a mí y encontrarán descanso”… ¿vamos?

miércoles, 28 de junio de 2017

Perder para ganar. XIII Domingo del Tiempo durante el año.






“El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.
El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí.
El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará.”

En el año 1936, en Estados Unidos, un profesor de oratoria y relaciones humanas llamado Dale Carnegie escribió un libro que alcanzaría un gran suceso: “Como ganar amigos e influir sobre las personas”. Lo que escuchamos antes no está tomado de ese libro. Son palabras de Jesús en el Evangelio de San Mateo, que se leen este domingo en la Misa. Son palabras chocantes.

Una de las recomendaciones del libro de Carnegie es “si quieres sacar miel, no patees la colmena”, que es, más o menos, lo que decimos en criollo: “no patear el avispero”. Jesús no parece hacer otra cosa. “El que ama a su padre o a su madre (o a su hijo o a su hija) más que a mí, no es digno de mí”. ¿Qué quiere decir? ¿Por qué dice eso? En este tiempo en que muchas de nuestras familias están bastante destartaladas ¿conviene repetir esas palabras de Jesús? Pero, además ¿no nos da un mandamiento de amor al prójimo? ¿Por qué pone como en oposición el amor a la propia familia y el amor a Él?

Y sin embargo, el principal mandamiento de la Ley de Dios es “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente” (Mateo 22,37) y el segundo es “amarás a tu prójimo como a ti mismo” (22,38). Sólo Dios puede pedir ser amado primero, con ese amor total; y Jesús es Dios.

Para un cristiano, esta exigencia de Dios no es extraña. Es la exigencia de Dios Padre que nos ha creado por amor, es la exigencia de Dios Hijo que nos ha redimido en la cruz por amor, es la exigencia del Espíritu Santo que por amor está en el corazón del hombre para santificarlo. El amor que Dios pide es el mismo amor que viene de Él. Es un amor que no está en el mismo plano que ninguna forma del amor humano, pero que también nos hace capaces de desprendernos de nuestro egoísmo y de amar al prójimo en verdad, en profundidad. Amor a Dios y amor al prójimo no se oponen, pero el amor a Dios está primero, precisamente para hacer verdad el amor al prójimo.

Ese amor de Dios, ese amor creador, redentor y santificador nos llega concretamente por la mediación de Jesús. Jesús es Dios hecho hombre.
Jesús pide seguirlo. Para los discípulos que él llamó cuando caminaba por esta tierra, seguir a Jesús era algo muy concreto. Algunos dejaron sus barcas y sus redes de pescadores y se fueron con él. Otro dejó su mesa de cobrador de impuestos y se fue con él. Cada uno dejó la vida que tenía hasta ese momento, para caminar siguiendo a Jesús, para ir con él.

Pero hay una condición para seguir a Jesús: tomar la propia cruz. No se puede seguir a Jesús sin llevar la cruz que nos ha tocado. No es extraño que Jesús pida eso. Después de todo, el momento más importante de la vida de Jesús se resume con una palabra: “padeció”. “Padeció bajo el poder de Poncio Pilatos”, decimos al rezar el Credo.

En tiempos de Jesús “tomar la cruz” tenía un significado muy concreto. Y terrible. Era lo que se le obligaba a hacer al condenado a morir en la cruz. Se lo cargaba con el brazo horizontal de la cruz, el “patibulum” y se le hacía recorrer con esa pesada carga un largo trecho hasta el lugar de ejecución, donde esperaba el “stipes”, el palo vertical que completaba la cruz.

Nosotros leemos hoy de forma espiritual esto que dice Jesús de “tomar la cruz”. Y aun así, nos resulta muchas veces difícil. Pensemos cómo sonarían esas palabras para gente que había visto pasar los condenados a muerte llevando el patíbulum. ¿Qué es lo que les está pidiendo Jesús?

Lo que pide Jesús es que se le siga. Caminar detrás de él, o caminar con él, pero siguiendo el camino por el que Jesús va, con todas sus consecuencias, incluyendo la cruz. Más, todavía, el camino es el mismo Jesús. La fe cristiana, la vida cristiana es una vida de seguimiento de Jesucristo, de encuentros con Él, de relación con Él. Jesucristo no es ni una idea ni un mito: es una persona. Una persona muy especial: él es verdadero hombre y verdadero Dios. Por eso él puede decir “Yo soy el camino, la verdad y la vida”.

Jesús no quiere el dolor y el sufrimiento. En el Evangelio lo vemos sanando a los enfermos, consolando, perdonando, combatiendo las injusticias, abriendo esperanza. Más aún, nos confronta con el sufrimiento de los demás como un llamado a que hagamos algo y no pasemos de largo.

Tomar la cruz puede ocurrir de muchas formas. A veces, como para los mártires, la cruz llegó —y sigue llegando para los mártires de hoy— como consecuencia de seguir a Jesús. Aquellos que, como el beato Óscar Romero, arzobispo de San Salvador, lucharon contra el sufrimiento y la injusticia de los “crucificados” de su tiempo, terminan crucificados como Jesús.

Junto a esos testimonios tan fuertes, nos señala el Papa Francisco:
“existen también tantos mártires escondidos, esos hombres y esas mujeres fieles a la fuerza humilde del amor, a la voz del Espíritu Santo, que en la vida de cada día buscan ayudar a los hermanos y amar a Dios sin reservas” (homilía 22.04.2017)

Y agrega Francisco:
«es la cruz del propio deber, la cruz del sacrificarse por los demás con amor —por los padres, los hijos, la familia, los amigos, también por los enemigos—, la cruz de la disponibilidad para ser solidarios con los pobres, para comprometerse por la justicia y la paz. Asumiendo esta actitud, estas cruces, siempre se pierde algo. No debemos olvidar jamás que “quien pierda su vida [por Cristo], la encontrará”. Es un perder para ganar.» (19.06. 2016).

martes, 27 de junio de 2017

A 222 años de la fundación de Melo.


Palabras del Obispo de Melo en el acto conmemorativo de la fundación de la ciudad, comienzo de las obras en la Plaza de la Concordia (recuerdo de la visita de Juan Pablo II) homenaje al Prof. Jorge Boerr.

Las intenciones del fundador

El 7 de mayo de 1795, Agustín de la Rosa escribió al Virrey Pedro Melo, recomendando “el establecimiento de poblaciones en el rincón de la frontera” como medio de
“asegurar las fértiles campiñas de la otra banda [es decir, de esta Banda Oriental] teniendo siempre a raya la nación fronteriza [Portugal] (…) arreglar enteramente aquellos campos para limpiarlos de ladrones facinerosos y contrabandistas (…) reducir los ganados a rodeo (…) y (…) asegurar la inmensa riqueza de esta Provincia en los ramos de cueros, carnes saladas y sebo”.
Sigue diciendo el fundador de Melo:
“Mientras no se adopte el sistema de poblar la frontera y repartir los campos en suertes de estancias es imposible disipar todos los desórdenes” 
y agrega:
“Proporcionar al hombre intereses propios y proporcionarle los modos de asegurarlos y disfrutarlos con tranquilidad son los dos puntos en que conviene fijarse para reducirlo al trabajo, a la Sociedad, al comercio, a la industria y a todo cuanto puede apetecerse para hacerlo útil”.

El capitán español no piensa sólo en aquellos que cuentan con medios para establecerse. Pide al Virrey que se revise la forma en que se entregan los campos
“porque careciendo los más de fondos solo logran establecer estancia los acaudalados, avasallando y precisando a los pobres a que los sirvan por el triste interés de un conchavo o a que, y es lo más común, se abandonen al robo y al contrabando, donde hallan firmes apoyos para subsistir”. 
No será Agustín de la Rosa quien pida “que los más infelices sean los más privilegiados”, pero adelanta esa preocupación, al tiempo que piensa en lo que también se podría resumir como “el fomento de la campaña y seguridad de sus hacendados”, objetivo del reglamento artiguista de 1815.

El mensaje de san Juan Pablo II

193 años y un día después, el 8 de mayo de 1988, en la explanada de la Concordia, frente a un numeroso público entre el que se contaba el presidente Julio María Sanguinetti, san Juan Pablo II entregaba desde Melo, para todo el Uruguay, su mensaje al mundo del trabajo. El Papa presentó la visión cristiana del trabajo, “una dimensión fundamental de la existencia humana sobre la tierra”, a través de la cual el hombre continúa desarrollando la obra del Creador “avanzando cada vez más en el descubrimiento de los recursos y de los valores encerrados en todo lo creado”.
“Por medio del trabajo, [decía el visitante] la persona se perfecciona a sí misma, obtiene los recursos para sostener a su familia, y contribuye a la mejora de la sociedad en la que vive. Todo trabajo es testimonio de la dignidad del hombre, de su dominio sobre la creación, y cualquier trabajo honrado es digno de aprecio.”
Se extendió luego el Papa sobre la construcción de “una civilización del trabajo”, con estas palabras:
“ideal que está al alcance de una sociedad como la vuestra, hondamente arraigada en su histórica vocación cristiana y con un hondo sentido de la justicia y de la igualdad entre los hombres”, pero que también requiere “espíritu de sacrificio, espíritu de colaboración y solidaridad. Sobre todo, su realización exige un esfuerzo educativo de las jóvenes generaciones en las virtudes del trabajo y en la práctica de la espiritualidad que le es propia”.

Deja finalmente,
“una invitación al diálogo sereno entre los que sustentan opiniones diversas acerca de las posibles soluciones de los problemas que hay que resolver”.

Como recuerdo de la visita de Juan Pablo II quedó en el Cerro Largo una cruz, que mira y abraza el campo de Arbolito, donde hace 120 años orientales se enfrentaron en combate fratricida. La Cruz que el Papa bendijo desde el aire, está allí como un llamado permanente al reencuentro, a la reconciliación y a la búsqueda de caminos pacíficos para resolver nuestros conflictos y nuestras diferencias en la procura del bien público.

Se iniciarán ahora los trabajos en la explanada de la Concordia, como otro lugar de recuerdo de aquella visita. Concordia: un nombre que también hace a esa búsqueda de unidad de los corazones en pro del bien común.

Con el paso de los años, el recuerdo de la visita del Papa a Melo no se desvanece, sino que va adquiriendo su verdadera y profunda dimensión. En Cerro Largo y Treinta y Tres –porque esta visita no sólo fue a la ciudad de Melo, sino a la Diócesis de Melo, que abarca ambos departamentos– los católicos nos sentimos naturalmente comprometidos a mantener vivo ese recuerdo. Creemos, sin embargo, que en el legado de esa visita hay muchos valores en los que podemos encontrarnos, desde diferentes creencias o convicciones, todos los que buscamos lo que José Artigas llamaba “la pública felicidad”.

Recuerdo de un hombre bueno: el Prof. Jorge Boerr

Debo aquí trasmitir el saludo, desde Montevideo, de Mons. Roberto Cáceres, que se hace así presente en el homenaje a su amigo, el Prof. Jorge Boerr Leites.

Quiero terminar con una palabra sobre el ciudadano a quien Melo homenajea hoy. Lo conocí a poco de llegar a Melo. Coincidimos en algún acto público. Nadie nos presentó. Él se acercó a mí, me saludó y empezamos a conversar. No supe en ese momento de las convicciones del Prof. Boerr. Lo que me llegó de sus palabras es que me encontraba hablando, con un hombre, como diría Antonio Machado “en el buen sentido de la palabra: bueno”. Un hombre bueno. Un hombre de encuentro. Mucho tiempo después supe que era Colorado. Eso me generó mucho respeto, porque ¡hay que ser colorado en Cerro Largo! Y también ser un católico en el Partido Colorado. Se necesita mucha convicción para ambas cosas; pero esa convicción, él la supo vivir en el respeto, en el diálogo y en el servicio al bien común. Me siento privilegiado y agradecido por haberlo conocido y poder decir hoy al menos una palabra sobre él. Muchas gracias.

lunes, 26 de junio de 2017

Todos llamados a la santidad.


El año próximo se cumplen 30 años de la visita de san Juan Pablo II a Melo. Todos los que vivieron ese acontecimiento fueron testigos de la visita de un santo a nuestra ciudad y a nuestra Diócesis.
Es, por ahora, el único santo reconocido como tal por la Iglesia que nos ha visitado. Sin embargo, hay otras visitas que podemos recordar.

En los libros parroquiales de Melo, Treinta y Tres y Río Branco se encuentra la firma de Mons. Jacinto Vera, el Venerable Jacinto Vera, a quien esperamos un día venerar primero como Beato y luego como santo. Al recibir la noticia de su muerte, ocurrida en plena misión en la localidad de Pan de Azúcar, el 6 de mayo de 1881, don Juan Zorrilla de San Martín exclamó “¡ha muerto el santo!”. En sus palabras se expresaba el sentir del pueblo que reconocía la vida santa del primer obispo del Uruguay.

En ese camino de reconocimiento de santidad se encuentra la Sierva de Dios Madre Giovanna Francisca del Espíritu Santo, fundadora de las Misioneras Franciscanas del Verbo Encarnado. Ella visitó varias veces el Uruguay, incluyendo Fraile Muerto y su campaña, participando en la misión de sus hijas.

Mons. Roberto Cáceres me hizo presente la memoria del P. Bartolomé Pons Sintes, un sacerdote menorquín, es decir, de la Isla de Menorca, en las Baleares, que estuvo en la Diócesis de Melo entre 1919 y 1926. Santa Clara de Olimar fue el lugar desde donde regresó a España, donde murió asesinado en Barcelona el 29 de julio de 1936. El único motivo por el que se le dio muerte fue el de ser un sacerdote católico. Se le hizo atravesar un largo suplicio, que fue pasando desde la burla hasta varias torturas físicas, hasta el momento en que pusieron fin a su vida con dos disparos en la cabeza.

Es una Gracia muy grande haber conocido y haber estado con personas santas.
Pero la santidad no el solo para obispos, sacerdotes y religiosas.
Todos los bautizados estamos llamados a la santidad.

Ya en el Antiguo Testamento Dios llama a su pueblo elegido a ser “un pueblo santo”. Ese mismo llamado continúa, aún con más énfasis, en el Nuevo Testamento. El Concilio Vaticano II recupera esa doctrina constante de la Iglesia, al tiempo que nos hace ver que esa santidad se puede alcanzar en cualquier estado de vida.

San Josemaría Escrivá de Balaguer hizo de ese llamado a la santidad un aspecto central de su predicación. En la Misa de canonización san Juan Pablo II subrayó ese aspecto: San Josemaría
“no dejaba de invitar a sus hijos espirituales a invocar al Espíritu Santo para hacer que la vida interior, es decir, la vida de relación con Dios y la vida familiar, profesional y social, plena de pequeñas realidades terrenas, no estuvieran separadas, sino que constituyeran una sola existencia "santa y llena de Dios". "A ese Dios invisible -escribió- lo encontramos en las cosas más visibles y materiales".

También hoy esta enseñanza suya es actual y urgente. [decía también san Juan Pablo II] El creyente, en virtud del bautismo, que lo incorpora a Cristo, está llamado a entablar con el Señor una relación ininterrumpida y vital. Está llamado a ser santo y a colaborar en la salvación de la humanidad.”

Todos recordamos personas buenas que han pasado por nuestra vida. Hombres y mujeres que fueron para cada uno de nosotros testigos de la fe, viviendo su vida cristiana con sencillez y en el servicio generoso al Señor y a los hermanos.

Dejemos que la prédica de San Josemaría nos anime hoy para seguir buscando en nuestra vida familiar, en nuestro trabajo, en nuestra responsabilidad ciudadana y en toda circunstancia de nuestra vida, la santidad a la que estamos llamados desde nuestro Bautismo. Que así sea.
___

+ Heriberto Bodeant, Obispo de Melo
Homilía en la Misa de la memoria de San Josemaría Escrivá de Balaguer.
Catedral de Melo, 26 de junio de 2017

miércoles, 21 de junio de 2017

Un secreto a voces. XII Domingo del Tiempo durante el año.






“Debe existir un secreto cuyo conocimiento nos liberaría de todas las frustraciones, ya sea porque ese secreto nos conduciría a la salvación, o porque el hecho de conocerlo representaría la salvación. ¿Existe un secreto tan luminoso?”
Así habla uno de los personajes de la novela “El Péndulo de Foucault”, de Umberto Eco. Eco fue un escritor, filósofo, profesor universitario italiano, fallecido el año pasado. En esta novela hace un impresionante catálogo de sociedades secretas, sectas ocultistas, grupos esotéricos. Gente en búsqueda desesperada de un secreto que pueda dar la completa felicidad a quien lo posea.

Esta inquietud existe desde la antigüedad. El personaje de Eco sigue hablando y nos cuenta que sucedió y cómo reaccionaron esos grupos cuando apareció el cristianismo:
“… acababa de llegar uno que se decía hijo de Dios, el hijo de Dios que se hace carne, y redime los pecados del mundo. ¿Era un misterio de poca monta?
Y prometía la salvación a todos, bastaba con amar al prójimo. ¿Era un secreto sin importancia?
Su legado era que quien supiese pronunciar las palabras justas en el momento justo podría transformar un trozo de pan y medio vaso de vino en la carne y la sangre del hijo de Dios, y hacer de ellas su alimento. ¿Era un enigma despreciable?
(…) Y, sin embargo, esa gente que ya tenía la salvación al alcance de la mano, (…) nada, no se inmutaba. ¿Esa es toda la revelación? ¡Qué trivialidad!
Y se lanzaron, histéricos, a recorrer con sus veloces proas todo el Mediterráneo en busca de otro saber perdido, un saber del que esos dogmas de treinta denarios sólo fueran el velo aparente, la parábola para los pobres de espíritu, el jeroglífico alusivo, (…). ¿El misterio trinitario? Demasiado fácil, debe de ocultar alguna otra cosa.
Hubo alguien, quizá Rubinstein, que cuando le preguntaron si creía en Dios respondió: “Oh no… yo creo… en algo mucho más grande...” Pero hubo otro (¿quizá Chesterton?) que dijo: “Desde que los hombres han dejado de creer en Dios, no es que no crean en nada, creen en todo.”
Pero vamos al Evangelio, miremos lo que hace Jesús… había momentos en que enseñaba a todos, pero se nos dice que algunas cosas las explicaba “en privado a sus discípulos” (Marcos 4,34). Más aún, hubo momentos en que se llevó aparte a tres de ellos. Los demás no oían ni veían… ¿Había una enseñanza secreta? ¿Había cosas que Jesús sólo trasmitía a algunos elegidos? Sin embargo, todo lo que Jesús trasmitió ha llegado a nosotros. La revelación es un proceso pedagógico. Tiene pasos, como todo aprendizaje. San Pablo decía a los corintios “les di a beber leche, no alimento sólido, porque todavía no podían recibirlo” (1 Co 3,2).

En el Evangelio que leemos en las misas de este domingo, Jesús dice a los apóstoles:
“No hay nada oculto que no deba ser revelado,
y nada secreto que no deba ser conocido.
Lo que yo les digo en la oscuridad, repítanlo en pleno día;
y lo que escuchen al oído, proclámenlo desde lo alto de las casas.”
(Mateo 10,26-27)
Jesús anima a sus apóstoles a trasmitir a todo el mundo, sin miedo, lo que Él ha enseñado. La iniciación cristiana, es verdad, no se hace en un día; pero no existen enseñanzas ni ritos secretos. Los sacramentos, la Misa, se celebran en iglesias a puertas abiertas, públicamente. Cuando el mensaje de Jesús ha tenido que ser trasmitido en forma discreta, secreta o aún clandestina, es solo cuando se ha cortado la libertad de expresarlo abiertamente.

Si en la fe cristiana hay un secreto, el secreto está a la vista, puesto allí por todos los que lo han descubierto. No hay otro secreto que la persona misma de Jesús. Es en Él que conocemos a Dios.
No es un intermediario que nos dice “yo les muestro el camino”, sino “yo soy el camino”. No nos dice “yo les enseño la verdad”, sino “yo soy la verdad”; no nos dice “yo les traigo la vida” sino “yo soy la vida”. No dice “yo he visto al Padre y les hablo de Él” sino “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”. Jesús es Mediador entre Dios y los hombres de la manera más fuerte posible, porque todo nos es dado en Él, y no a través de Él. Y cuando nos habla de amar, nos habla de hacerlo como Él mismo nos amó, con el amor que viene de su Padre.

Santa Teresa de Jesús, que vivió en tiempos agitados, de navegantes errantes y desesperados en busca de secretos, vio claramente su camino en Jesús, en “Humanidad sacratísima” de Jesús.
Y veo yo claro, y he visto después,
que para contentar a Dios y que nos haga grandes mercedes
quiere que sea por manos de esta Humanidad sacratísima.
Muchas veces lo he visto por experiencia; Me lo ha dicho el Señor.
He visto claro que por esta puerta hemos de entrar,
si queremos nos muestre la soberana Majestad grandes secretos.
Así que no queramos otro camino,
aunque estemos en la cumbre de contemplación; por aquí vamos seguros.
Yo he mirado con cuidado, después que esto he entendido,
de algunos santos, grandes contemplativos, y no iban por otro camino:
san Francisco, san Antonio de Padua, san Bernardo, santa Catalina de Siena.
Con libertad se ha de andar en este camino, puestos en las manos de Dios;
si su Majestad nos quisiere subir a ser de los de su cámara y secreto,
ir de buena gana.
Siempre que se piense de Cristo,
nos acordemos del amor con que nos hizo tantas mercedes
y cuán grande nos le mostró Dios en darnos tal prenda del que nos tiene:
que amor saca amor.
Procuremos ir mirando esto siempre y despertándonos para amar,
porque, si una vez nos hace el Señor merced
que se nos imprima en el corazón de este amor,
nos ha de ser todo fácil, y obraremos muy en breve y muy sin trabajo.

miércoles, 14 de junio de 2017

Corpus Christi. Un pedazo de pan y un poco de vino.





(Puede haber dificultades de audio si se escucha en un teléfono: mejor en computadora)

El ruido de la mezcladora y los gritos de los vecinos que estaban trabajando nos guiaron hacia el lugar donde se hacía la planchada. Era domingo en Paso Carrasco. Comienzos de los años ochenta. Ana y Hugo venían levantando su casa de a poco y había llegado la hora de hacer el techo.
Ni bien terminó la Misa, nos arrimamos a ayudar el Padre Lucio y yo. Nos pusimos en la cadena que hacía pasar y subir los baldes de mezcla.
Se fue sumando gente. Al mediodía estaba hecha casi la mitad. El cielo estaba encapotado pero aguantaba. De repente empezó a chispear.
Se tapó todo con unos nylons que estaban prontos por las dudas y bajamos a comer.
En un galpón las señoras aprontaban las ensaladas. Junto a una buena churrasquera, el Pumba, asador oficial de la barra, hacía su aporte. Cuando el asado estuvo pronto, hizo su extraño ritual, diciendo con tono de cuando salen mal las cosas “… ta que lo tiró… ni aunque me esfuerce me sale mal el asado”. Y el asado estaba riquísimo, con la sencilla salmuera, receta del asador: sal, una hoja de laurel y un diente de ajo.
La lluvia se hizo un poco más intensa, pero se veía que iba a parar. Y así fue y esa tarde pudimos terminar, tal como era necesario.
Mientras tanto, disfrutamos el asado. Cuando terminamos, el Pumba me pidió: “cantá aquella que me gusta”. No se puede negar una atención al asador, y canté:
“Cuando el pobre nada tiene y aún reparte / cuando un hombre pasa sed y agua nos da / cuando el débil a su hermano fortalece / va Dios mismo en nuestro mismo caminar…”
En aquel instante de recogimiento que provocó en todos nosotros la letra de la canción, ese momento en el que se resumía toda aquella fraternidad que nos había llamado a trabajar en la casa de un amigo, lo vi.
Habían quedado sobre una mesa improvisada con unos rústicos tablones, un pedazo de pan y un vaso con un poco de vino. No había nadie al lado. No había tampoco un plato o un cubierto. Simplemente el pedazo de pan y el vaso con vino.
No, no digo que eso fuera la Eucaristía y que allí estuviera la presencia de Jesús… pero los dos signos que Él eligió para dejarnos su presencia estaban allí. Él estaba en otra forma: estaba en medio de nosotros, como está siempre que dos o más se reúnen en su nombre, como estábamos reunidos compartiendo el trabajo, el asado y la alegría de estar juntos.

Este domingo la Iglesia celebra la solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Corpus Christi, como se dice en latín.
Esta fiesta se emparenta con el Jueves Santo, en que recordamos el momento en que Jesús entrega a sus discípulos su Cuerpo y su Sangre, bajo la forma de Pan y de Vino y les dice “hagan esto en memoria mía”.
En cada Misa, el sacerdote vuelve a repetir las palabras de Jesús: “Tomen y coman, esto es mi cuerpo”. “Tomen y beban, este es el cáliz de mi sangre…”

Los católicos creemos que allí está Jesús, verdaderamente presente. Creemos que al comulgar nos unimos a Él y en Él, nos unimos entre nosotros, en común-unión, en comunión.
Creemos también que esa presencia se prolonga, más allá de la Misa.
Guardamos con toda reverencia las Hostias consagradas en el Sagrario.
Junto al Sagrario, una luz permanentemente encendida nos indica que allí está el Señor.

Comulgar es una profunda unión con Jesucristo.
Sin embargo, no siempre es posible.
Pero sí es posible, donde hay un sagrario con su luz encendida, estar en la presencia de Jesús, rezar ante él, adorarlo. O, simplemente, hacer como aquel paisano del que habla el santo Cura de Ars.
San Juan María Vianney fue cura en el pueblito de Ars, en el centro de Francia. A su iglesia solía llegar un hombre que se arrodillaba durante un largo tiempo, mirando al Sagrario.
Un día, el cura preguntó al hombre qué hacía en ese momento. El hombre respondió simplemente: “yo lo miro y Él me mira”. Mirar al amigo querido, sentirse mirado por Él… esa era la simple oración del campesino, que volvía a su casa reconfortado.
En el hemisferio norte, esta fiesta se celebra a comienzos del verano. La procesión se realiza en días luminosos y cálidos.
En la misma fecha, aquí en el sur, hemos recorrido muchas veces nuestras calles siguiendo a Jesús sacramentado en días gélidos, aunque hagamos la procesión en las primeras horas de la tarde. Sin embargo, siempre que podemos, siempre que este acto de fe y amor se organiza, vamos al encuentro de Jesús, a caminar detrás de Él, a dejarnos mirar por Él. Que su presencia sea nuestro sol y nuestra guía.

+ Heriberto

martes, 13 de junio de 2017

Carta a Fanny Monteiro

Ayer, lunes 12, fue sepultada en Melo Fanny Monteiro, tras una Misa de cuerpo presente en su comunidad, la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen. Fanny fue durante muchos años la delegada de la Diócesis de Melo a la Comisión Nacional de Animación Bíblica de la Pastoral de la Conferencia Episcopal del Uruguay. Participó activamente en la vida y en los distintos encuentros de las Comunidades Eclesiales de Base y Pequeñas Comunidades de la Diócesis. Trabajó muchas veces junto a la Hna. Stella Bondesán, quien le escribe ahora esta sentida carta de despedida.

¿Cómo te pienso, querida Fanny? Creo que como un pilar. Alto, de estilo fino, delicado, barroco, con mantelito portugués. Blanco… al costado de una gran Capilla… donde todos pueden verte solo si se quedan a mirarte.
En el centro de este pilar,  un sol,  grabado en oro puro. Sobre sus rayos que sobresalen, domina la Palabra de Dios que lo embellece por su resplandor.

Este pilar tiene una particularidad: hay que saber descubrirlo… en un primer momento parece arte frío, no fácil de apreciar; pero cuando te acercas, descubres toda su belleza, su originalidad, su preciosa elaboración. Algo impensable: deja asombrados por su sencillez y al mismo tiempo por su majestuosidad. Hay que saber reconocer y acariciar discretamente sus detalles.

Así te pienso hoy… luego de haber recibido la noticia de tu sueño eterno y tu despertar en Cristo. Me dolió. Mucho. La distancia me hace sentir más la desorientación… no logro entender… hace difícil aceptar…

Hemos compartido mucho, juntas, Fanny querida. Especialmente en las dificultades frente a una Iglesia que deseábamos distinta, más cercana y transparente, de la cual tú has sido fiel e incansable servidora. Llegábamos siempre a la misma conclusión: aferrarnos a Jesús, creyendo que a Él le es posible lo que a nosotras nos parecía un vacío, una distancia, un camino demasiado arduo. 

Has sido muy discreta. Me lo enseñaste en varias ocasiones… crítica y observadora, nunca juez.
Me impactó darme cuenta cuantas realidades delicadas conocías o te habían confiado… me hacías entender que sabías, pero las guardabas en tu corazón. En oración. Aprendí mucho de ti… me quisiste. Me quisiste bien y me ayudaste a crecer en la fe, en la fidelidad a la Palabra de Dios y en el servicio a una Iglesia que soñábamos más evangélica pese nuestros límites. ¡Tu compromiso y responsabilidad, lo han demostrado claramente! Tus viajes a veces fatigosos, a Montevideo, representando a nuestra Diócesis en el camino bíblico nacional te cansaban mucho últimamente, pero tú seguías firme.

También tu gran amor hacia tus hijas era silencioso, pero hondo y concreto, muy concreto. Entrega sin condiciones. ¡Cuánto las amaste y seguirás amándolas! 

La última vez que nos vimos me susurraste al oído: “Hermana, no te olvides que te quiero mucho. Sé que tú también. Reza por mí”. Es cierto. Yo también. Y no te pongo en el pedestal porque has pasado a una vida de Amor eterno. Las dos conocíamos nuestros defectos: chocábamos y discutíamos… pero  siempre sobresalía  el deseo sincero de crear algo mejor, de servir al Reino, de seguir testimoniando a Jesús de Nazaret en nuestras comunidades y a nuestros hermanos y hermanas que se acercaban por nuestro camino.

Gracias. Gracias, Fanny querida… serás siempre un pilar… mucho más que un pilar… y quedarán grabadas en nosotras, en nuestro grupo interparroquial de pequeñas comunidades, tu entrega, tu discreción y tu servicio y amor a nuestra Iglesia.

Ahora tendrás todo el tiempo de rezar por mí, por tus hijas, por tu parroquia, por tu Iglesia. Y podremos apoyarnos a ti como un pilar seguro y firme. ¡Intercede por todos! ¡Te quiero mucho!      
                                                               Tu hermana Stella